email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ANNECY 2019

Crítica: Marona’s Fantastic Tale

por 

- Anca Damian firma una excelente película de animación con un argumento simple, tierno y emotivo; y una poesía gráfica y musical

Crítica: Marona’s Fantastic Tale

“Este es el punto cero del punto cero. Cuando ya no eres nada. Una huella en el asfalto, sin nombre, sin pasado, sin futuro. Si no les importa, me tomaré un momento para rebobinar la película de mi vida. He oído que es lo que hacemos cuando morimos”. Un coche atropella a una perra cuyo cuerpo abraza, en medio de la calzada, una niña exploradora. Marona's Fantastic Tale [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Anca Damian, estrenada en la 43ª edición del Festival International de Cine de Animación de Annecy, es un flashback que narra con delicadeza la vida del animal.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En su primera incursión en la animación familiar después de títulos más adultos como Crulic, camino al más allá [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Anca Damian
ficha del filme
]
(ganadora de Annecy en 2012) y The Magic Mountain [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
(estrenada en competición en el mismo festival en 2015), la ecléctica cineasta rumana (que también ha dirigido tres largometrajes en imagen real) no ha perdido ni un ápice de su seductora singularidad creativa. Marona's Fantastic Tale, visualmente suntuosa y compuesta por un torbellino de secuencias surrealistas tornasoladas, transmite mediante una historia simple, conmovedora y accesible a los más jóvenes, una filosofía de vida profunda sobre la identidad, la búsqueda de la felicidad, los vínculos que se establecen entre los seres y la condición humana, a través de la mirada de un animal.

“Yo soy la prueba viviente de que el amor es ciego y no entiende de razas”. La heroína de la película es el fruto del encuentro fortuito entre el snob dogo argentino Ralph La Bomba Ati Mondora (con pedigrí y ascendencia maltesa) y la mestiza Sissy. La perra, bautizada como Nueve, es dada en adopción, abandonada y rescatada de un contenedor, antes de ser vendida al afectuoso y humilde acróbata Manole, que la llama Ana. Pero este periodo de bienestar se acaba debido a la ambición furiosa de su maestro (“En los perros, la felicidad es inversa a la de los hombres: nosotros queremos que las cosas sigan exactamente como están, mientras que ellos siempre quieren otra cosa. Ellos lo llaman soñar, yo lo llamo no saber ser feliz”).

Nuestra perra, errante, es acogida por el amable Istvan, que la rebautiza como Sara y le da un sentido a su vida; pero pronto descubre la ambivalencia de los humanos a través de la madre enferma del hombre y de su esposa frívola y celosa. Mientras escapa de las garras de la perrera (“Yo no tenía ningún interés en morir”), es encontrada y adoptada por Solange, una niña que decide llamarla Marona y a la que verá crecer en el seno de una familia compuesta por una madre soltera, un abuelo gruñón y el gato Martzofel. Un largo periodo donde continuará llenando su “pequeña caja de felicidad, de felicidades cortas, intensas y perdidas” pues “la vida me demostró que la felicidad no es más que un intervalo entre momentos dolorosos”.

Marona's Fantastic Tale es adorable, estremecedora, divertida y conmovedora. Es un cuento moderno simple y sutil (con guión de Anghel Damian) sobre el amor y la muerte, y sobre las diferentes edades de la existencia humana. Un hilo universal que la directora teje con arte sobre una riqueza gráfica muy inspirada y de gran belleza (a cargo del ilustrador de cómic belga Brecht Evens, de la noruega Gina Thortensen, y de la italiana Sarah Mazetti), muy bien acompañada por la música del francés Pablo Pico.

Marona's Fantastic Tale ha sido producida por la compañía rumana Aparte Film, la francesa Sacrebleu Productions y la belga Minds Meet, con el apoyo de Eurimages y de Aide Aux Cinémas du Monde del CNC. Charades gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.