email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2019 Competición Documentales

Crítica: The Last Autumn

por 

- Yrsa Roca Fannberg demuestra que se puede separar a la oveja del hombre pero no al hombre de la oveja

Crítica: The Last Autumn

La selección del festival parece demostrar que existe un nuevo género cinematográfico, tanto en ficción como en documental, centrado en una vida simple que se desarrolla en algún lugar del norte, donde el tiempo se ha detenido. The Last Autumn [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Yrsa Roca Fannberg (presentada en la sección de documentales de Karlovy Vary) no es una excepción, a pesar de narrar el fin del refugio pacífico de una pareja islandesa. Aunque la película no aporta nada nuevo, ofrece momentos emotivos sin llegar a ser irritante.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Es una película nostálgica que describe lo que podríamos llamar el final de una era, aunque a diferencia de The Last Picture Show, toma el último rebaño y a la familia al completo, incluida la gente de la ciudad, y vuelve a llevar a las ovejas hacia las colinas. Queda bastante claro (y es muy  emotivo) que esta vida trajo alegría a estas dos personas (y no sólo a ellos: cuando sus animales beben leche directamente de una botella, hay algo sorprendente en el movimiento continuo de su rabo).

Pero la pareja se muestra práctica ante el cambio inminente y se sorprende por un nuevo molino de viento o describe poéticamente una montaña que viste su “mejor mantón de novia” en una foto. Es casi imposible no sentir nada por ellos, ni por sus prácticas botas de goma, ni por su tendencia al silencio, a veces interrumpido por una charla con una mascota.

La directora Yrsa Roca Fannberg parece hipnotizada por estos movimientos bien ensayados mientras ellos siguen devorando cuencos de frutos del bosque y nata, o escuchan en la radio que “nuestro mundo está cada vez más digitalizado”; aunque no veamos ningún ejemplo de ello, al menos hasta que la familia menciona algo sobre Instagram y disfraces de Halloween de Harley Quinn. Es una pena que, salvo por algunas imágenes añadidas en blanco y negro, no sea una película más imaginativa, excepto por algunas tomas hechas a distancia (con personas que parecen hormigas, vulnerables ante un mundo majestuoso). En estos momentos, la historia parece convertirse en una historia “de gigantes y hombres”, parafraseando el título de Benedikt Erlingsson; pero el foco vuelve a situarse en los preparativos agridulces para irse. O mejor dicho, “para escapar”, como dice uno de ellos, a medida que se acerca el inminente viaje.

The Last Autumn, dedicada a todos los granjeros presentes durante la grabación y a los pocos que todavía quedan (con sus días ocupados y sus deseos de funerales “discretos”), con su familiaridad y su paz casi perpetua, deja a uno en un estado de letargo no tan desagradable, deseando hablar con un perro fiel durante toda la semana (algo que, pensándolo bien, no parece tan mala idea).

The Last Autumn ha sido producida por Hanna Björk Valsdóttir, de Akkeri Films, y Biti aptan bæði. Alibi Communications se encarga de la publicidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy