email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2019 Competición Documentales

Crítica: Projectionist

por 

- Un proyeccionista de Kiev atraviesa momentos difíciles en este documental observacional de Yuriy Shylov

Crítica: Projectionist

Projectionist [+lee también:
tráiler
entrevista: Yuriy Shylov
ficha de la película
]
es una documental sobre el cine, la condición humana y la muerte. El film debut de Yuriy Shylov, en liza en la competición de documentales del Festival de Karlovy Vary, comienza con el nacimiento de un cine, el Panorama, que solía acoger glamurosos estrenos en Kiev. La historia de este cine se cuenta a través de metraje de noticias que va apareciendo intermitentemente durante la cinta. El cine abrió en una época en la que los espectadores llegaban en trajes y vestidos de gala, pero con el paso del tiempo, esta gloria se esfumó entre las llamas. En el interior, en un cuarto escondido de los clientes, está la cabina de proyección, donde enormes máquinas zumban y lanzan la luz a la pantalla. Aquí es donde nuestro protagonista, Valentine, ha pasado gran parte de su vida.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Rodado como un documental observacional, a lo largo del visionado asistimos a los tiempos buenos y —sobre todo— los tiempos malos de este excéntrico proyeccionista. Durante 44 años, ha trabajado en la cabina de proyección, bebiendo con sus colegas, bailando con las chicas de una cercana agencia de casting y pasándolo muy bien en general. Parece que hay tantas aventuras en esta cabina como en la pantalla; hasta que todo empieza a desmoronarse. El edificio está destartalado, y ha sufrido un incendio. Entonces, un día, el propietario decide que solo puede conseguir beneficios convirtiendo el cine en hotel. En el sótano, se mantiene una sala de proyección, pero para Valentine, es hora de "disfrutar" de la jubilación.

Ahora, pasa la mayor parte del tiempo en un piso, cuidando de su anciana madre y tratando de atender a todas sus necesidades. Pero él mismo está enfermo; la esperanza de vida para los hombres ucranianos es de 64 años, por lo que no está claro que Valentine siga vivo cuando llegan los créditos finales. El método del documental observacional empleado para mostrar su vida contrasta marcadamente con la limpieza del metraje periodístico sobre el cine. La vida de Valentine es confusa y contradictoria. Fuma mucho, pero ahora tiene menos amigos con los que pasar el tiempo. Shylov trata de descubrir qué le sucede a las personas que se jubilan: un tema que da muchísimo que pensar, pero que apenas se aborda en el cine. Uno sospecha que esta omisión se debe a que las personas mayores no tienen tan buen aspecto en la pantalla como las jóvenes, y quizás por eso es tan duro ver Projectionist. Todo empieza a desmoronarse en torno a Valentine, incluyendo la propia Ucrania. La decisión de emplear el método de un documental observacional resulta en una colección de elementos momentáneos y de montaje ensamblados de tal manera que comienza a parecerse a un colaje abstracto, pero uno en el que es difícil distinguir todos los ingredientes individuales.

Projectionist parece tratar inicialmente sobre la historia del cine, pero luego se revela como una mirada a cómo las personas son abandonadas a su suerte, hasta el punto de que la muerte parece una buena opción. ¿Es ese el destino del cine, ahora que los espectadores van escaseando? Estas y otras preguntas no reciben una respuesta satisfactoria, pues Shylov no crea una narrativa lo bastante fuerte ni tampoco metáforas lo bastante sugestivas.

Projectionist es una producción de MaGiKa Film (Ucrania), coproduida por la DocEdu Foundation de Polonia y TVP. Recibió fondos y apoyo de la Agencia Estatal Ucraniana de Cine. Las ventas internacionales están a cargo de MaGiKa Film.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy