email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

GALWAY 2019

Crítica: Smile

por 

- El primer largo de Steffen Köhn es en teoría un proyecto ambicioso, pero el resultado final es un popurrí caótico lleno de clichés

Crítica: Smile
Mercedes Müller en Smile

El 31er Galway Film Fleadh acogió el estreno internacional de Smile [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por Steffen Köhn y escrita por él mismo junto con Silke Eggert. Se proyectó en el marco de la competición de largometrajes internacionales.

Antes de dirigir este largo, Köhn trabajo en varios cortos, obras de videoarte e instalaciones. La cinta cuenta la historia de Mercedes (Mercedes Müller), una chica de 19 años que deja en el segundo día su trabajo en atención al cliente —donde descubre que su labor era estafar a la gente por teléfono— y queda con Boy (Mehmet Sözer), un DJ con el que ha estado chateando en Facebook. Mercedes pide dinero prestado a su madre, que está obsesionada con el deporte, para poder asistir al legendario festival de electrónica Heimat, al que también acudirá Boy. Su madre se niega a financiar el viaje, pero la chica consigue robar el dinero que necesita para ir al evento.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Tras esta breve introducción, que está en cierto modo separada del resto de la narración, el espectador acompaña a Mercedes en un viaje interminable en busca de "algo a lo que pertenecer", mientras "lucha por sí misma y su identidad", como declara repetidamente la voz en off de un personaje femenino desconocido, acompañada de imágenes eufóricas de constelaciones y cuerpos celestiales. A lo largo del film, la veremos bailar frenéticamente rodeada de gente extraña, conocer a una fiestera irritante y confundida por las drogas que se llama Bella (Hanna Hilsdorf) y asistir a una repentina sesión de casting (en la que las chicas deben ir en topless e imitar a terroristas mientras les sacan fotos) para poder ganar una ansiada pulsera dorada. Curiosamente, en este mundo las pulseras también sirven de tarjeta de crédito. Mercedes pierde el concurso, pero de algún modo logra hacerse con la pulsera dorada, que le permite acceder a la prestigiosa fiesta secreta entre bastidores en la que pincha Boy, donde ambos han quedado. Antes, Mercedes y Boy se han hecho varias videollamadas, pero él no hace nada para ayudarle a conseguir la pulsera.

Desgraciadamente, todos los avances de la trama son muy predecibles. Varias soluciones visuales y narrativas aluden a diferentes géneros cinematográficos y televisivos (demasiados, de hecho). En conjunto, este film es una mezcolanza de ciencia ficción, thriller, terror, drama adolescente, comedia surrealisa y episodios de Black Mirror, de Charlie Brooker.

Vaga y caótica son probablemente las palabras que mejor describen esta película. En teoría, la experiencia alucinatoria de Mercedes debería empezar en cuanto un adulador empleado del festival le ofrece una "pastilla feliz", pero en la práctica, la atmósfera y lo absurdo de los personajes están presentes tanto antes como después de este encuentro, dejando al espectador entre tinieblas, preguntándose el porqué de todo ello. Y la guinda del pastel es que la última escena no es en absoluto satisfactoria a este respecto.

El film es un viaje interminable e incongruente, víctima, quizás, de su propia ambición. Ciertamente, se habría beneficiado de decisiones estéticas y narrativas más claras, y esto es una pena, pues, a veces, las imágenes son cautivadoras, pero el resultado final es un colaje desbarrado de situaciones y personajes extraños y poco originales.

Smile es una producción de René Frotscher (Summer Solstice [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Combat Girls [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
) para la compañía de la ZDF Das Kleine Fernsehspiel en colaboración con Deutsche Film- und Fernsehakademie Berlin y Mafilm Martens Film- und Fernsehproduktions. Eye on Films se encarga de las ventas mundiales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.