email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SARAJEVO 2019 Competición

Crítica: Heidi

por 

- Cătălin Mitulescu acierta con esta infravalorada historia sobre un viejo policía

Crítica: Heidi
Cătălina Mihai y Gheorghe Visu en Heidi

El cine rumano no está orientado únicamente a los hombres pero tiene predilección por los protagonistas veteranos. El nuevo thriller de Cătălin Mitulescu, Heidi [+lee también:
tráiler
entrevista: Cătălin Mitulescu
ficha del filme
]
, que compite en el Festival de Cine de Sarajevo, va más allá con una historia sobre personajes ambiguos y moralidad dudosa. Se podría decir que es su película más lograda hasta la fecha.

Después de retomar su carrera con Dogs [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Bogdan Mirica
ficha del filme
]
, de Bogdan Mirică, Gheorghe Visu interpreta a Visoui, un policía a la espera su inminente jubilación, que planea pasar pescando en el delta del Danubio. Vemos que su jefe le asigna una nueva misión: tiene que encontrar a dos trabajadoras sexuales que han escapado de una red de prostitución controlada por una poderosa familia de mafiosos. Cuando conoce a la intensa Heidi (Cătălina Mihai), el policía tendrá que enfrentarse a nuevas situaciones que desafían su ya deteriorada moralidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El guión, escrito por Mitulescu y Radu Aldulescu, construye el retrato de Visoiu con trazos seguros. Cuando está rodeado de gente o bromeando con otros policías, el protagonista transmite soledad y resignación. Sabe perfectamente que el mundo es gris, más que blanco o negro, y seguirá siendo así por mucho que haga la policía. Siempre habrá proxenetas y mafiosos, tráfico de personas y trabajadoras sexuales que venden su cuerpo en lugares desagradables, lejos de familias felices que disfrutan de cenas saludables en apartamentos cómodos y bien iluminados.

Una de las fortalezas de la película es la presentación convincente del policía como un hombre con un pie en ambos mundos. En una escena, vemos a Visoiu hablando con su hija (Maria Popistaşu) y haciendo planes para llevar a su nieto a pescar. En otra, Visoiu negocia con una poderosa familia de mafiosos. Un hombre seco que sabe cuándo tiene que hacer la vista gorda y cuándo hay un trabajo extra a la vista, se complementa a la perfección con la exuberante (y nada inocente) Heidi. Ella sabe muy bien lo que el mundo quiere de ella y qué herramienta usar para conseguir sus objetivos.

Quizás Heidi no ofrezca una historia novedosa o nuevas formas de contarla, pero este thriller rumano raro y sutil cautiva al público mientras navega por las turbias aguas del poder y la vulnerabilidad, mostrando cómo el bien y el mal pueden ser dos caras de la misma moneda que se alimentan mutuamente, siempre en contacto: dos conceptos tan conectados que pueden anularse. Hay una sensación constante de desesperanza (favorecida por el gran trabajo de cámara de Marius Panduru), y los personajes saben que aunque sus decisiones sean drásticas, ellos son peces atrapados en aguas poco profundas que esperan una ola (un inesperado giro del destino o el movimiento brusco de un pez más grande) para escapar de su entorno.

Es difícil encontrar un acercamiento más ambiguo a la moral en una película rumana. Mitulescu no toma posiciones en Heidi, una elección que puede animar al público a reflexionar sobre el destino de los personajes. Los espectadores rumanos se sentirán intrigados por la historia debido a un caso de asesinato que conmocionó al país hace algunas semanas. La historia de Mitulescu se sumerge en un sistema que debe proteger a sus ciudadanos pero no lo hace.

Heidi ha sido producida por la compañía rumana Strada Film.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.