email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SARAJEVO 2019 Competición

Crítica: Open Door

por 

- El primer largo del cineasta albano Florenc Papas es una road movie a pequeña escala sobre dos hermanas en una sociedad profundamente patriarcal

Crítica: Open Door
Jonida Vokshi y Sotiraq Bratko en Open Door

El joven cineasta albanés Florenc Papas acaba de estrenar su primer largometraje, Open Door [+lee también:
entrevista: Florenc Papas
ficha del filme
]
, en competición en la 25ª edición del Festival de Cine de Sarajevo. En su road movie a pequeña escala sobre dos hermanas en una sociedad patriarcal, Papas convierte las limitaciones de presupuesto en ventajas, gracias a unas excelentes interpretaciones y a un concepto audiovisual definido.

Cuando conocemos a la hermana mayor, Rudina (Luli Bitri), una mujer de unos cuarenta años, vemos que tiene muchas responsabilidades: además de trabajar como costurera en una fábrica local, cuida a sus suegros ancianos mientras su marido, al que sólo ve una vez al año, trabaja en el extranjero. También cría en solitario a su hijo pequeño, Orion.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Rudina espera la llegada de su hermana, Elma (Jonida Vokshi), que vive y trabaja en Italia, para visitar a su padre en su pueblo natal, en el aniversario de la muerte de su madre. Pero cuando Elma llega en ferry desde Bari, Rudina se sorprende al comprobar que está embarazada.

El primer pensamiento de Rudina al ver el vientre de su hermana puede haber sido algo del estilo “Y ahora también esto”. Al cabeza de familia no le gustará ver a su hija soltera con un hijo en camino pero como suele suceder en las sociedades patriarcales, aunque los hombres decidan, son las mujeres las que hacen la mayor parte del trabajo. Toda la familia necesita apoyarse en Rudina y no es extraño que ella esté enfadada por lo que considera una decisión irresponsable y egoísta.

Elma parece una joven ingenua e insegura cuando sugiere que Rudina puede ayudarla a encontrar trabajo. Por alguna razón, Elma cree que sus conocimientos de italiano serían un plus para el puesto de costurera. O, al menos, esta disposición para el trabajo puede servir como argumento a favor de su seriedad.

Las dos mujeres y Orion se lanzan a la carretera con la idea de convencer a un viejo amigo de Elma para que se haga pasar por su marido durante su visita. Huelga decir que si las posibilidades de que este plan salga bien son escasas en la vida real, en el cine es prácticamente imposible…

El concepto de Papas reside en la interpretación de las dos actrices, cuyos personajes pasan por todas las fases de una relación tan profunda. A pesar del enfado de Rudina, Elma es su hermana menor y podemos ver su conexión en dos escenas tiernas (como cuando el bebé de Elma empieza a dar patadas).

El análisis de la sociedad patriarcal de un país pobre en transición es certero pero no va más allá de las necesidades del guión, que es bastante económico.

El director de fotografía, el kosovar Sevdije Kastrati (The Marriage [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Blerta Zeqiri
ficha del filme
]
), hace un buen uso de los hermosos paisajes de montañas escarpadas de la Albania rural, mientras el pequeño Ford de Rudina serpentea por las carreteras irregulares. En los interiores (del coche, principalmente), la paleta de colores oscila entre el azulado y el grisáceo, combinando la hierba seca y el terreno rocoso que las rodea.

Open Door es una coproducción entre Bunker Film (Albania), Circle Production (Kosovo), Lupin Film (Italia) y Award Film & Video (Macedonia). La compañía alemana Patra Spanou gestiona los derechos internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.