email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2019 Venice Classics

Crítica: Andrey Tarkovsky. A Cinema Prayer

por 

- VENECIA 2019: Olvídense de la Garbo, esta vez, en la película de su hijo Andrey A., es Tarkovsky el que finalmente habla

Crítica: Andrey Tarkovsky. A Cinema Prayer

Andrei A. Tarkovsky, hijo del cineasta Andrey Tarkovsky, nieto del poeta Arseny Alexandrovich Tarkovsky, y ya me dejo de árboles genealógicos, llegó a Lido con un documental bastante curioso este año. En Andrey Tarkovsky. A Cinema Prayer [+lee también:
entrevista: Andrei A. Tarkovsky
ficha del filme
]
, proyectado en la sección Venice Classics del Festival de Venecia, no hay “cabezas parlantes” ni un largo desfile de expertos y aficionados que hablan de las películas de este director. En cambio, su hijo hace que sea el propio Andrey quien hable, gracias a las horas y horas de grabaciones en las que él analizaba su propio trabajo. Es tan meticuloso en su análisis que, sin lugar a duda, haría llorar a cualquier estudiante universitario y provocaría el fin abrupto de muchas disertaciones sobre el tema.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En esta película, Tarkovsky analiza su propio trabajo, pero también su vida, sus recuerdos y sobre todo su religión, un tema que siempre trató con tanta seriedad que en ocasiones casi resultaba incómodo; sobre todo en el mundo actual, saturado de sacerdotes famosos y cuentas de Instagram como PreachersNSneakers, donde se recogen no sus buenas obras sino su ropa de diseño favorita. No es que los tiempos de Tarkovsky se lo pusieran mucho más fácil, dado que vivió en la Unión Soviética, donde Dios tenía la consideración de enemigo público. Todas sus películas tienen un componente espiritual, pero es interesante ver cómo él mismo lo explica.

Gracias a los materiales obtenidos de sus archivos (los poemas inéditos grabados para El espejo, fragmentos de vídeo, recuerdo familiares…) Tarkovsky se muestra no solo como un creador elocuente, sino como un lector o espectador hambriento. En sus grabaciones, está dispuesto a discutir la consideración de Stalker como su película más exitosa, donde el “resultado final concuerda con el concepto inicial”, pero también sobre Hamlet y sobre todas las personas que le influenciaron de algún modo. “Es ridículo definir a Leonardo como un pintor, a Bach como un compositor, a Shakespeare como un dramaturgo o a Tolstoy como un novelista”, explica en un momento dado. “Todos eran poetas. En ese sentido, el cine tiene una dimensión poética propia, ya que hay una parte de la vida, del universo, que el resto de las formas y géneros artísticos no comprenden.”

Si parece un poco pesado, es porque a veces puede serlo. En ciertos momentos, resulta un tanto agotador ver la reverencia que desprende la cinta, que te hace sentir que deberías arrodillarte y rezar ante el altar de Andrey. No obstante, cuando uno empieza a pensar que esta estructura funcionaría mejor en un podcast, empiezan a aparecer grabaciones en el set, donde vemos a Tarkovsky hablando con los actores y preparando escenas, cómo sus ideas se desarrollan poco a poco desde un garabato en su libreta a una toma completa. Pese a que cierta levedad habría sido de agradecer, quién soy yo para hablar, si sigo los pasos de unas personas a las que este director nunca prestó mucha atención. “Aunque había muchos críticos presentes, como siempre, no entendieron nada”, resume en la película. Nosotros también te añoramos, Andrey.

Esta película es una coproducción entre Italia, Rusia y Suecia escrita, dirigida y producida por Andrei A. Tarkovsky, coproducida por Dimitrij Klepatski de Klepatski Productions, Peter Kropenin de Hob AB y Paolo Maria Spina de Revolver. También cuenta con la contribución del Istituto Internazionale Andrej Tarkovskij, Cinema Concern Mosfilm, RAI Cinema, la Toscana Film Commission, Svensk Film Archive Stockholm, la Gotland Film Commission y Film i Väst Gothenburg.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Raúl Alcantarilla)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.