email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2019 Fuera de competición

Crítica: Vivere

por 

- VENECIA 2019: Francesca Archibugi continúa observando el núcleo familiar, pero sin incisiones

Crítica: Vivere
Micaela Ramazzotti en Vivere

Salvad a la familia, incluso si va a la deriva. Con Vivere [+lee también:
tráiler
entrevista: Francesca Archibugi
ficha de la película
]
, presentada fuera de competición en el Festival de Cine de Venecia, Francesca Archibugi continúa observando el núcleo familiar, tema que a lo largo de los años ha puesto en escena en sus numerosos facetas.

La de Vivere es una familia disfuncional, sin duda. Gira en torno a Susi (una Micaela Ramazzotti una vez más en el papel de una romana suburbana un poco alocada), que tiene un sueño roto de convertirse en bailarina y, sin embargo, enseña una especie de zumba a las mujeres que quieren perder peso. Ella es la madre de Lucilla (Elisa Miccoli), una niña de 7 años con ataques de asma psicosomática. El padre del niño es Luca (Adriano Giannini), un periodista que hace pequeñas colaboraciones, despreciado por todos por su debilidad, y que todavía depende de la ayuda de su ex suegro De Santis (Enrico Montesano), poderoso abogado con amigos en política y conocidos turbios. La escapada con Susi le había costado la expulsión de la casa de De Santis y su separación con Azzurra (Valentina Cervi), con la que se mantuvo en contacto gracias a su hijo en común, el chico de diecisiete años Pierpaolo (Andrea Calligari, nueva cara interesante), que a pesar de las rayas de coca parece mucho más maduro que el padre. Completa la imagen familiar de la chica que cuida a Lucilla, la joven irlandesa Mary Ann (Roisin O'Donovan), estudiante de historia del arte. El infiel compulsivo Luca, que se queda solo en casa con ella, no pasa mucho tiempo antes de decirle a ella "Estoy infeliz", que ella acepta con gusto tras una breve resistencia y una señal de la cruz. Al darse cuenta de lo vil y mediocre que es su amante, las chicas huyen de las monjas irlandesas del distrito de Aventino para darse cuenta más tarde de que están embarazadas. Mientras tanto, Susi está siendo cortejada por la luminaria que está a cargo de Lucilla, un encantador viudo interpretado por Massimo Ghini. Pero no se rinde, a pesar de considerar al marido un sinvergüenza. Para observar todo esto está el vecino, experto industrial, llamado Perind (Marcello Fonte, Mejor Actor en Cannes por Dogman [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Matteo Garrone
ficha de la película
]
). El círculo se cierra cuando el abuelo abogado es encontrado muerto de un ataque al corazón en la cama de un chico trans brasileño que De Santis frecuentaba asiduamente y al que le contó todo sobre su familia (es curiosa la escena en la que el viudo dice "debes ser Luca, engreído y un poco cabrón”). El periódico de Luca le ofrece un lugar seguro a cambio de un informe que revela los secretos de su suegro muerto, pero él se niega, redimiéndose de una vida de errores.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Escrita por el director junto con Paolo Virzì y Francesco Piccolo, Vivere nos hace perdonar muchas bromas mediocres y muchas situaciones poco creíbles, pero no su vacío básico. El personaje del vecino voyeur revela su función epistémica al final, para explicarle al espectador el significado de la película: “te miro mientras huyes, mientras ríes, lloras” – revela el solitario experto industrial a Susi – “en resumen, te veo en vivo. Y te envidio.”

Vivere está producida por Lotus Production, una empresa del Leone Film Group junto con Rai Cinema, en asociación con 3 Marys Entertainment. Intramovies se encarga de la distribución internacional. La película estará en cines italianos a partir del 26 de septiembre gracias a 01.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano por Alessandro Romano Sáez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy