email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2019 Contemporary World Cinema

Crítica: Notre-Dame du Nil

por 

- Atiq Rahimi explora los vínculos entre lo sagrado y la violencia y se sumerge en 1973 en las raíces del genocidio de Ruanda en un mundo de chicas jóvenes de la élite aparentemente inocentes

Crítica: Notre-Dame du Nil

Se supone que deben "convertirse en buenas ciudadanas y buenas cristianas", pero las atraparán en el torbellino de una historia de tierra y sangre en el corazón de África. Con Notre-Dame du Nil [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, estrenada mundialmente en la apertura de la sección Contemporary World Cinema del 44º Festival de Toronto, el cineasta franco-afgano Atiq Rahimi eligió una visión original para abordar el tema del genocidio ruandés de 1994, ya tratado muchas veces en la gran pantalla (Hotel Rwanda [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Don Cheadle
entrevista: Terry George
ficha del filme
]
, Shooting Dogs [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Munyurangabo, etc.). Adaptando (junto con Ramata Sy) la novela homónima de Scholastique Mukasonga, el director de Terre et Cendres y de La piedra de la paciencia [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
ha decidido volver a 1973, a las fuentes de violencia interétnica que provocaron más de 800.000 muertes en el "país de las mil colinas" 21 años después. Una oleada de barbarie que la película también vincula al pasado colonial de un territorio cuya selva sublime y pacífica también es un área de volcanes, como las chicas protagonistas de la historia cuya inocencia será sacrificada en el altar de odio.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
Cineuropa Survey 2020

Construido en la naturaleza, el instituto católico Notre-Dame du Nil, dirigido por una monja europea, es una escuela de secundaria estatal donde se educa a los niños de la élite de Ruanda. Las hijas de los ministros o jefes de personal, las adolescentes ya cortejadas por embajadores, los jóvenes internos (que comparten un dormitorio) deben hablar en francés y no en kinyarwanda, se les enseña la historia del viejo continente y los modales, y su vida cotidiana está marcada por misas y procesiones no muy lejos de allí, cerca de una cascada, la estatua de Nuestra Señora del Nilo, una Virgen María esculpida como una mujer africana. También vive en la zona "el Blanco", Fontenaille (Pascal Greggory), que dirige una plantación y está muy interesado en las leyendas locales, especialmente la del antiguo reino tutsi. Una cuestión étnica que también interfiere en la organización de la escuela (un 10% de las plazas son para los tutsis) y que interfiere cada vez más en la vida de los residentes, especialmente Virginia (Amanda Santa Mugabekazi), Modesta (Belinda Rubango Simbi), Veronica (Clariella Bizimana) y Gloriosa (Albina Sydney Kirenga). Esta última comienza a actuar y a mentir para alentar a hutus ("la mayoría de la gente"), abriéndole la puerta a "un demonio" ("Golpéame, no eres digno de la sangre hutu, cucaracha") y a la rotunda propaganda en las esferas más altas del país, despertando las armas... Se alza la tormenta...

Construida en cuatro partes ("Inocencia", "Sagrado", "Sacrilegio", "Sacrificio") precedidas por un hermoso prólogo, Notre-Dame du Nil hace un muy buen uso de su espléndido paisaje natural y del trabajo de Thierry Arbogast en la dirección de fotografía para tejer una trama que se desarrolla en dos niveles. El primero ofrece retratos muy hermosos de chicas jóvenes (aunque es un poco difícil distinguir una de la otra debido a sus uniformes idénticos) con las preocupaciones de su edad y quién gradualmente se deslizará hacia zonas más oscuras. La segunda capa es una cámara de eco histórico que ilumina el trasfondo colonialista de los trastornos contemporáneos y dibuja simbólicamente el sustrato de las guerras religiosas y los espíritus de la naturaleza. Atiq Rahimi (quien, por primera vez, no adaptó una de sus propias novelas) también varía el tratamiento estilístico, permaneciendo realista sin caer en el naturalismo mientras inyecta fragmentos oníricos, a veces casi líricos. El todo forma un todo clásico y original, y desafortunadamente instructivo sobre cómo un mundo angelical puede cambiar gradualmente, bajo influencia, a la pesadilla.

Notre-Dame du Nil ha sido producida por las compañías francesas Chapter 2 y Les Films du Tambour, y sus ventas internacionales las lleva Indie Sales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés por Alessandro Romano Sáez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.