email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Hungría

Crítica: Valan – Valley of Angels

por 

- Con su primer largometraje, un eficaz thriller policiaco ambientado en Transilvania, el director húngaro Béla Bagota demuestra un prometedor pulso tras la cámara

Crítica: Valan – Valley of Angels
Csaba Krisztik en Valan – Valley of Angels

“Esta ciudad está a punto de convertirse en un infierno”. Un poli de moral, una herida familiar vieja y profunda, desapariciones de adolescentes y una investigación que supone el regreso a su ciudad natal, aislada en el corazón de las montañas y corrompida por la crisis económica. En Valan – Valley of Angels, su primer largometraje, estrenado en la sección Competition 1-2 del Festival de Varsovia, Béla Bagota reúne los ingredientes “clásicos” del thriller policial febril en un ambiente sucio, un género codificado que permite al cineasta húngaro mostrar un sentido muy desarrollado de la atmósfera y del ritmo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
Les Arcs November Internal

“Puede que hayan encontrado a Juli; hay un cadáver en Valan”. Péter (Csaba Krisztik), un inspector de Brasov que acaba de cerrar una investigación en un burdel que explotaba a menores de edad, recibe un llamado de su madre y el pasado sale a superficie (flashback). Veintidós años antes, en el mes de diciembre, en medio del caos provocado por la caída del régimen rumano de Ceaucescu, su hermana Juli ha desaparece, prácticamente ante sus ojos, durante la evacuación de su colegio. De regreso a Valan, es acogido por su tío Jànos (el rumano András Hatházi), un antiguo docente que ha abierto una línea telefónica erótica llamada Soul Savers para permanecer cerca de su esposa Kati (Júlia Nyakó), que ha perdido la cabeza. Péter inicia una investigación en solitario, ya que el cadáver resulta ser el de su hermana, que ha sido ahorcada. Muchas chicas jóvenes han desaparecido en las últimas dos décadas y siguen desapareciendo…

Valan – Valley of Angels avanza rápido, de un acontecimiento a otro, en un clima de maldad implacable: relaciones turbulentas con las fuerzas del orden locales, autopsia, reencuentros crueles con un viejo enemigo de la infancia, interrupción el tráfico de seres humanos, tiroteos, persecuciones, indicios verdaderos y pistas falsas, hundimiento en la miseria (“Desde que cerró la mina, los que no han podido irse intentan sobrevivir”), que obliga a unos a vender a sus propios hijos y a otros a hundirse en la oscuridad.

Béla Bagota introduce con habilidad varios planos tomados por drones que dan la sensación de un ojo divino que domina un universo pequeño, y saca partido a un paisaje espectacular de montañas boscosas nevadas. El director presenta una película eficaz cuyo guión (escrito por él mismo) resulta complaciente y algo previsible. Pero su sentido de la puesta en escena da la impresión de un déjà-vu que también denuncia una realidad socioeconómica demasiado realista (aunque nos parezca curioso que un cineasta húngaro cargue contra su vecino rumano, a menos que se trate de una prudente parábola). Para resumir, aunque el contenido se revela sin mucha sorpresa para los amantes del género, la ruta es sólida y su envoltorio revela a un cineasta talentoso cuya pista debemos seguir.

Valan – Valley of Angels ha sido producida por Mátrix Film y vendida por HNFF World Sales. Mozinet la distribuirá en los cines húngaros a partir del 21 de noviembre.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.