email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ROMA 2019 Alice nella Città

Crítica: This Is Not Cricket

por 

- El documental de Jacopo de Bertoldi sobre los valores de la integración cuenta la historia de amistad entre dos chicos unidos por su pasión por el cricket en el barrio más multiétnico de Roma

Crítica: This Is Not Cricket

¿Qué une a Fernando, un niño romano criado por su tía siciliana, y a Shince, un niño romano de origen indio? Su pasión por el deporte más practicado del mundo, el segundo después del fútbol, pero que en Italia es prácticamente desconocido: el críquet. This Is Not Cricket, el documental de Jacopo de Bertoldi proyectado en Alice nella Città, una sección independiente y paralela de la Fiesta del Cine de Roma, como proyección especial en Panorama Italia, cuenta la historia de una amistad que nació en el campo, la respuesta más simple a las fronteras y a los prejuicios.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

This Is Not Cricket empieza de una forma clásica, con vídeos de Fernando cuando era bebé y una voz en off que dice: “Este soy yo. Nací en 1994, el mismo día que Nelson Mandela se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica y puso fin al apartheid. No sé por qué pero, para mí, eso siempre ha sido importante”. Quizás porque en Roma, los sicilianos pueden sentirse extranjeros al menos una vez en la vida. Fernando nació y vive en Piazza Vittorio, el barrio más multiétnico de la ciudad, como todos saben gracias al reciente diario-documental de Abel Ferrara, que vivió allí durante varios años. Los amigos de Fernando son hijos de inmigrantes procedentes de todo el mundo. Un día, bajó al parque y vio que los demás niños jugaban a un juego que él desconocía, un juego de origen británico y colonial que, paradójicamente, es el cordón umbilical que conecta a los inmigrantes afincados en Europa con su país de origen. Vemos a Fernando concediendo una entrevista a la TV regional sobre el primer aniversario del Piazza Vittorio Cricket Club. “Esa tarde llegó Shince y mientras sus padres informaban a la policía de su desaparición, ese niño indio enseñó a los demás a jugar al críquet”. Ambos se volvieron inseparables. ¿La principal regla del críquet? Una metáfora sobre la integración: el bateador golpea la pelota, deja su base para alcanzar otra, la carrera entre una base y otra es el momento más peligroso del juego, ya que el jugador puede ser eliminado…

El equipo, liderado por dos entrenadores idealistas, es el campeón italiano. Vemos los viajes, las conversaciones sobre chicas, las discusiones. Pero después las personas crecen y la gran familia se rompe: alguien empieza a trabajar y ya no va a entrenar, otro prefiere la mezquita, algunos se meten en negocios turbios y otros empiezan a vender droga. El club cierra después de siete años en activo. “No te das cuenta de lo que tienes hasta que lo pierdes”, reflexiona Fernando. En 2015, Shince y él vuelven a coger el bate, aunque el gran lanzador indio tiene barriga. Ambos quieren un equipo multiétnico pero con valores de antes. El director sigue a los amigos durante varios años (al igual que Richard Linklater siguió a Mason desde la infancia hasta la universidad en su encantadora película Boyhood) en una ciudad tradicionalmente hospitalaria, a la que todavía le cuesta reconocer a sus propios hijos; la capital de un país donde la propaganda xenófoba de la derecha se hace cada vez más extrema. El director busca en Shince y Fernando la visión de un futuro, de una Europa abierta, a través de un precioso documental que gustará mucho a Ken Loach.

This Is Not Cricket ha sido producida por MIR Cinematografica y Rai Cinema, con la participación de Cinétévé, France Télévisions, y el apoyo de CNC - Centre National du Cinéma et de l'image Animée. Eurodoc Media - Creative Europe ha fomentado su desarrollo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.