email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ROMA 2019

Crítica: 438 Days

por 

- Jesper Ganslandt firma una cautivadora crónica de los 438 días de pesadilla de dos hombres aplastados por el mecanismo de los grandes intereses mineros y petrolíferos de Occidente en África

Crítica: 438 Days
Matias Varela y Gustaf Skarsgård en 438 Days

Somalia, junio de 2011. Los reporteros suecos Martin Schibbye y Johan Persson (interpretados por Gustaf Skarsgård, conocido por la serie Vikingos, y Matias Varela, de Narcos) esperan para reunirse con el ONLF (Frente para la Liberación Nacional de Ogaden), un grupo rebelde separatista que lucha por la autodeterminación de la población somalí que vive en esta región de Etiopía. Persson juega al fútbol con la población local, utilizando dos kalashnikovs como portería, y cuando le entregan un arma para sacarse una fotografía con los rebeldes, un somalí exclama entre risas: “Black Hawk derribado!”. Con 438 Days [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, presentada en la sección oficial de la Fiesta del Cine de Roma, el director sueco Jesper Ganslandt nos introduce en un ambiente bélico donde la imaginación y las referencias cinematográficas se mezclan con una realidad en la que la vida humana no vale nada (nadie recordaría Vietnam de no ser por Apocalypse Now). El guion de la cinta, a cargo de Peter Birro, es una adaptación del libro homónimo escrito por los dos reporteros, en el que se recogen detalles reales sobre los acontecimientos. La cinta de Ganslandt es una crónica meticulosa y cautivadora de los 438 días de pesadilla que pasaron dos hombres aplastados por el mecanismo de los grandes intereses mineros y petroleros de Occidente en África. 438 Days también narra el nacimiento de una gran amistad, pero sobre todo es una película sobre la libertad de expresión y el papel de la prensa independiente a la hora de informar sobre los abusos de poder que se dan en todos los rincones del planeta.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En este caso, nos centramos en la empresa sueca Lundin Oil, que trabaja en el sector minero y petrolero en Rusia, Escandinavia, América del Sur y en algunas de las regiones africanas más devastadas por la guerra, y de la que formaba parte el ex ministro sueco Carl Bildt (Ministro de Asuntos Exteriores en el momento de los hechos). Después de meses de investigación, Martin Schibbye y Johan Persson se disponen a informar sobre el impacto que la industria petrolera ha tenido para la población de Ogaden, una región aislada y asolada por el conflicto. Los reporteros se juegan la vida al cruzar ilegalmente la frontera entre Somalia y Etiopía, y unos días después son heridos y capturados en el desierto por el ejército etíope. Ambos están aterrados y temen por su vida, sin saber que el primer ministro etíope, Meles Zenawi, quiere una confesión completa: la propaganda, las relaciones exteriores y la ilegalidad a menudo se entremezclan en las decisiones de los líderes políticos. De esta forma comienza otra historia, una en la que los reporteros se convierten en protagonistas involuntarios. Tras un juicio kafkiano, los dos acaban condenados a once años de prisión por terrorismo internacional. Las puertas del infierno se abren ante ellos cuando entran en la infame prisión de Kality, en Adís Abeba, donde se encuentran con otros periodistas, escritores y políticos perseguidos por oponerse al poder dictatorial. Martin y Johan deben sobrevivir a enfermedades mortales y a una feroz represión, que incluye palizas diarias, antes de regresar finalmente a Suecia, un país democrático que se preocupa por sus propios intereses económicos y que no ha hecho nada por ayudar a liberarlos. Basándose en los documentos del juicio y las grabaciones de los protagonistas, Jesper Ganslandt, con la ayuda de la directora de fotografía Sophia Olsson y la montadora Hanna Lejonqvist, une las piezas de la historia con una precisión documental, centrándose en el aspecto más humano y dejando de lado la visión geopolítica global. Aún así, la película es un testimonio revelador para cualquiera que intente comprender las razones por las que tanta gente huye de África para llegar a nuestras costas.

Completan el reparto de la película Faysal Ahmed, Nat Ramabulana, Fredrik Evers y Josefin Neldén. 438 Days es una producción de Miso Film Sweden en coproducción con Sveriges Television y Film i Väst. SF Studios se encarga de la distribución internacional.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy