email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

DOK LEIPZIG 2019

Crítica: It Takes a Family

por 

- El debut de Susanne Kovács es un logradísimo documental sobre su familia que arroja luz al tema de la transmisión de los traumas de la guerra a través de las generaciones

Crítica: It Takes a Family

Algunas películas se nos hacen cortas. It Takes a Family [+lee también:
tráiler
entrevista: Susanne Kovács
ficha de la película
]
, el primer largometraje documental de la directora danesa Susanne Kovács, que se ha estrenado en la competición internacional del DOK Leipzig, es una de ellas: narra la historia personal y compleja de la familia de la directora, y plantea muchas preguntas sobre la identidad y la transmisión de traumas de guerra a las siguientes generaciones.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
EFP hot docs

Kovács empieza la película con la historia de su abuela Eva, una judía húngara que sobrevivió a Mauthausen. Entrevista a una abuela visiblemente enferma con resultados dispares: la anciana a veces se muestra abierta y otras desdeñosa, diciendo que Susanne no puede grabar el impacto del horror de los campos de concentración porque está dentro de ella. Este es el punto de partida de la película pero, ¿realmente es así? ¿Este impacto no se siente en la familia, en su padre, que nació en Dinamarca y después se casó con una mujer alemana, cuyo padre fue soldado alemán durante la Segunda Guerra Mundial? ¿Esto no afecta a la vida de Susanne y por extensión a la de sus propios hijos?

Eva era hija de un próspero comerciante de Budapest (veraneaban en Venecia, como muestran las fotos). Y de repente, se convirtió en prisionera. Después de la guerra, se casó con otro húngaro, se mudaron a Dinamarca y decidieron no sólo esconderse, sino también reprimir su judaísmo, por miedo a volver a tener problemas.

El padre de Susanne, Peter, el otro protagonista de la película, nació en Dinamarca y se enamoró de una mujer alemana. Era 1974, la era post-hippie donde la gente creía que el amor era lo más importante y que todo lo demás no importaba. Qué equivocados estaban: el padre de Peter se quedó estupefacto al enterarse de que la esposa de su hijo estaba embarazada, y le dijo que aborte o que tenga el bebé en Dinamarca y siga viviendo allí.

Quizás la parte más dolorosa de la película sean las entrevistas con Peter, que sufrió abusos por parte de su padre, una situación de la que Eva era cómplice. Cuando su hija Susanne le pregunta si no cree que eso tuvo algo que ver con el pasado de sus padres, él contesta que es imposible saberlo, y que la gente buena y la gente mala existen con independencia de la guerra.

Eso es cierto pero la directora le recrimina a su padre que él una vez la envió a pasar un tiempo con sus agresores cuando era niña (sólo fueron dos semanas, pero aun así). Además, la propia Eva se muestra molesta ante las constantes preguntas de Susanne. Este acercamiento parece raro, pero el documental es cálido, ya que muestra que ha habido amor en esta familia, que también es tosca y beligerante. Además, es un proyecto muy valiente, puesto que Susanne se atreve a preguntar a sus padres sobre sus viejas heridas y después las proyecta en la gran pantalla. 

En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, no existía el trastorno de estrés postraumático (TEPT). La gente decía: es el pasado, olvidémoslo y sigamos con nuestras vidas. Pero hoy lo sabemos: somos conscientes de que reprimir los problemas es peligroso, y que las heridas se transmiten de generación en generación. Sin embargo, esto sigue siendo un fenómeno poco explorado y, en este sentido, It Takes a Family es una llamada de atención a las familias y a la sociedad.

Kovács tuvo suerte de tener gran cantidad de fotografías y recuerdos familiares a su disposición, que han sido muy bien editados por Marion Tuor (Heartbound [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
), que las ha intercalado de forma dinámica con las entrevistas desgarradoras que da la familia. Todo esto está acompañado de la voz en off de Kovács muy bien dosificada.

It Takes a Family ha sido producida por Copenhagen Film Company Short & Doc.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy