email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ARRAS 2019

Crítica: Un’Avventura

por 

- Tras La ragazza del mondo, Marco Danieli se deja llevar en una experiencia interesante y con cierto encanto con su musical alrededor de las canciones de Lucio Battisti

Crítica: Un’Avventura
Laura Chiatti y Michele Riondino en Un’Avventura

La comedia musical es un género arriesgado y poco abordado en el panorama cinematográfico del Continente Viejo. Por este motivo, el nuevo largometraje de Marco Danieli merece nuestra atención. El director se dio a conocer con L’Affranchie [+lee también:
crítica
tráiler
making of
entrevista: Marco Danieli
ficha del filme
]
(estrenada en la Giornate degli autori de Venecia en 2016 y premiada con el David di Donatello 2017 al Mejor director novel). El segundo largometraje del cineasta, proyectado en la sección Descubrimientos Europeos de la 20ª edición del Arras Film Festival, gira en torno a diez canciones de culto de su compatriota Lucio Battisti (con letras de Mongol). Una de ellas da título a la película, Un'Avventura [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. La cinta narra una historia de amor, un relato que empieza en los años 70 en una pequeña ciudad de Apulia, donde Francesca (Laura Chiatti) decide marcharse a descubrir el mundo, dejando a su amor, el joven mecánico-guitarrista, Matteo (Michele Riondino).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Las promesas (“Aquí, nada me conviene excepto tú. Te escribiré, es más romántico”) se desvanecen debido a las cartas que regresan con la inscripción “no vive en la dirección indicada” y Matteo se hunde en una depresión profunda simbolizada por Io vivrò (senza te). Pero cinco años más tarde, Francesca aparece con un grupo de hippies que hacen fiestas nocturnas en la playa al ritmo de Uno in più y los sentimientos recíprocos de una atracción mutua vuelven a surgir (Acqua azzurra, acqua chiara). La pareja se niega a separarse por los avatares de la vida ("non sará Un’Avventura") y deciden instalarse en Roma, donde la feminista Francesca encuentra trabajo en una agencia de publicidad y Matteo inicia su carrera musical en Jingle Records, la filial que registra la banda sonora de los anuncios publicitarios. Matrimonio, paso del tiempo, sensación de sueños que se disipan, traición conyugal de Matteo, sorprendido en flagrante delito con Linda (Valeria Bilello), accidente, reconciliación aparente: aparecen las peripecias de la existencia (Nel sole, nel vento, nel sorriso e nel pianto). Este descubrimiento conducirá a una separación (Il Vento) y a dos soledades que intentan llenarse, cada una a su manera, de forma desesperada (Dieci ragazze: “ningún cuchillo hiere más que un gran amor que te rompe el corazón”). Pero, ¿Matteo (Balla Linda) y Francesca encontrarán un amor tan grande como el que sintieron el uno por el otro y que parecen seguir sintiendo? ¿O todo se reducirá a Un’Avventura, la canción de Matteo (que se convierte en éxito) y que encarna la primavera eterna de sus sentimientos?

La película, con guión de Isabella Aguilar, pasa de secuencias actuadas a escenas de canto interpretadas por Michele Riondino y Laura Chiatti. Avanza en ficción y en música con coreografías de Luca Tommassini. La película, cuyo argumento se ha construido de forma mecánica para unir las temáticas de las diez canciones seleccionadas y cuyo hilo conductor sentimental roza bastante el kitsch de la fotonovela, desprende ingenio, audacia y libertad. Si bien no es Jacques Demy, la magia y el encanto de las obras de Lucio Battisti son indiscutibles y hacen despegar a ritmo regular el placer de ver Un’Avventura, pues como dice un personaje: “Las canciones de amor son las únicas que no envejecen”.

Un’Avventura ha sido producida por Fabula Pictures, Lucky Red y RAI Cinema. True Colours gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.