email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ARRAS 2019

Crítica: Fight Girl

por 

- El holandés Johan Timmers firma una simpática cinta, que ya recibió el EFA Young Audience Award 2019, sobre una adolescente que canaliza su cólera a través del kick-boxing

Crítica: Fight Girl
Aiko Beemsterboer y Dioni Jurado-Gomez en Fight Girl

“Mi nombre, Bodil, significa ‘guerrero’. Mis padres no lo sabían cuando nací, sino me lo hubiesen cambiado por Daisy o Fleur”. Bo (Aiko Beemsterboer), la protagonista de Fight Girl [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Johan Timmers (The Odd One Out [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Wonderbroeders [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), tiene 12 años, es delgada, rubia y no se calla nada; algo que trae de cabeza a su entorno. La película ganó el premio EFA 2019 del público joven y se proyectó en la sección Descubrimientos Europeos en la 20ª edición del Festival de Cine de Arras.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La joven, impulsiva, con un carácter volcánico que obedece más a sus sentimientos que a la razón, puede gritar, romper un plato, arrojar el teléfono por la ventana, escalar sin motivo el potro más alto del gimnasio de su colegio o defender con la ayuda de un aspirador de hojas a un chico acosado por otros estudiantes. “Tengo que contenerme. Es lo único en lo que mis padres están de acuerdo”. Pero la coyuntura familiar reaviva el fuego que arde en Bo, ya que su madre, Esther (Hilde De Baerdemaeker), y su padre, Alex (Ali Ben Horsting), acaban de separarse y no paran de discutir. Bo y su hermano Dani (16 años, un guitarrista clásico secretamente enamorado del rock, diabético y tímido, interpretado por Bas Keizer) se encuentran presos en medio de esta guerra de adultos.

Bo se aleja de la cómoda residencia familiar para adentrarse en un entorno gris de casas populares, donde se abre a nuevos horizontes cuando conoce a Joy (Noa Farinum), que practica kick-boxing en un club de barrio dirigido por Cecilia (Imanuelle Grives) y Jesse (Dioni Jurado-Gomez). Para Bo, este deporte es un flechazo en forma de válvula de escape (“Quiero pegar”) y de entrenamiento intensivo (físico y técnico), que pronto se convierte en su prioridad, ante la incredulidad de su familia y la relativa hostilidad de su padre (“Quiero que reflexiones, no que pegues”). Pero la joven deberá aprender a controlarse tanto en el ring como fuera de él, sobre todo frente a los desafíos que se acercan: el campeonato Shooting Stars y la audiencia en el tribunal por el divorcio de sus padres…

El guión de este relato iniciático de la adolescencia (el divorcio de los padres, el vínculo de protección con un hermano mayor débil) y del deporte (la canalización de la ira a través del combate, la búsqueda del equilibrio y la canalización de la energía) respetan los códigos clásicos y simples de ambos géneros (el lugar que ocupan los hijos en una guerra conyugal, los amigos de mundos distintos, el coach mentor implacable pero justo, el suspense de los combates, los tropiezos, la última oportunidad, la redención, etc.). Pero también destacan el carisma de la joven actriz Aiko Beemsterboer, la cuidada puesta en escena de Johan Timmers, la calidad de la fotografía de Jeroen de Bruin y la música compuesta por Stijn Cole, que complementan la película con eficacia.  

Fight Girl ha sido producida por The Film Kitchen y coproducida por la compañía belga A Private View. La canadiense Attraction Distribution gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.