email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IDFA 2019 First Appearance

Crítica: Aswang

por 

- El primer largometraje de Alyx Ayn Arumpac retrata la guerra contra las drogas iniciada por Rodrigo Duterte

Crítica: Aswang

El primer largometraje de la directora de documentales filipina Alyx Ayn Arumpac, Aswang, se ha proyectado en la sección First Appearance de IDFA. En el folclore filipino, “aswang” es un término amplio que se utiliza para espíritus malvados que cambian de forma, como vampiros, demonios, brujas, fantasmas y hombres lobo. Desde la investidura de Rodrigo Duterte en 2016, “aswang” y asesinatos se han convertido en una parte importante de la vida cotidiana de Manila y de todo el país.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película empieza con la imagen borrosa de la luz de una sirena de policía. Los espectadores conocerán el argumento de la película en los primeros minutos, a través de la narración en voice over y de las primeras imágenes de la escena de un crimen. Arumpac documenta la dura lucha contra las drogas a la que se enfrenta el país, donde los escuadrones de la muerte de la policía disparan, torturan y secuestran a miles de personas sospechosas de estar implicadas en el tráfico de drogas. Este infierno en la tierra se ha convertido en la norma con el apoyo de la nueva legislación aprobada por el presidente Duterte, que permite a la policía usar la fuerza bruta contra el estrato más pobre de la población, con consecuencias mínimas.

Arumpac se centra en un grupo de personas, cuyas vidas se han visto involucradas en estos acontecimientos: un periodista que intenta luchar contra la anarquía del gobierno, un médico forense bastante prudente, un valiente hermano misionero que intenta consolar a familias que han perdido a un ser querido y un chico de la calle llamado Jomari, cuyos padres fueron encarcelados y que se ha visto obligado a sobrevivir. El último es quizás el testimonio más doloroso y conmovedor: Jomari visita a algunos de sus antiguos amigos en el cementerio (donde las tumbas y lóculos apenas son visibles debido a la suciedad y a la acumulación de basura) y, durante una de las entrevistas, define a la policía como “el enemigo”. En esta película, Jomani representa el tormento de una generación perdida de niños de Manila, cuyo futuro parece aún más incierto.

Además, el trabajo de cámara de Tanya Haurylchyk y Arumpac es discreto y las personas se expresan con libertad y hablan de sus problemas cotidianos. Los planos aéreos de Manila son visualmente llamativos, y los distritos asolados por la pobreza se muestran en toda su miseria. Gran parte de la película está ambientada de noche y dominada por colores oscuros y frías luces de neón. Es el momento del día donde tienen lugar la mayor parte de los asesinatos y la capital se convierte en un campo de batalla para traficantes, consumidores, criminales de poca monta y cualquier otro “sospechoso”. Como dato interesante, algunos de los entrevistados subrayan el hecho de que los ricos barones de la droga nunca son arrestados o asesinados durante estas operaciones; ya que las víctimas suelen ser criminales de poca monta o personas que se encontraban en el lugar equivocado en el momento equivocado.

La película es un relato excepcional e impactante sobre la dictadura de Duterte y su perversa maquinaria de muerte. Es un trabajo valioso e informativo; y un puñetazo en el estómago para el público internacional, que no suele estar al corriente de la situación extrema del país asiático. Esta joven directora valiente no ha dudado en tratar un tema tan difícil y se ha posicionado en contra del gobierno de una nación que puntúa muy bajo en términos de libertad de prensa (ocupa el puesto 134 de 180 países, según el informe publicado en Reporteros Sin Fronteras 2019) y donde los periodistas se enfrentan constantemente a presiones, censuras, amenazas y, en casos extremos, a la muerte.

Aswang ha sido producida por Armi Rae S. Cacanindin y la propia directora para la compañía con sede en Manila Cinematografica Films (Filipinas), en cooperación con Les Films de l'oeil sauvage (Francia), Stray Dog Productions (Noruega) y Razor Film Produktion (Alemania). La compañía danesa LevelK gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.