email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IDFA 2019

Crítica: Faith

por 

- El tercer largometraje de Valentina Pedicini es un documental de extraordinaria intensidad sobre la bizarra secta bolzanesa conocida como los Guerreros de la Luz

Crítica: Faith

Documentar la vida cotidiana de una secta tan aislada e inflexible como los Guerrieri della Luce (Guerreros de la Luz), con el objetivo de filmar una película íntima y sincera, parece una misión imposible para cualquier mortal. Sin embargo, es exactamente lo que ha hecho Valentina Pedicini, directora de Faith [+lee también:
tráiler
entrevista: Valentina Pedicini
ficha del filme
]
, un documental presentado este año en la competición principal del IDFA. Faith sigue los pasos del segundo largometraje de Pedicini, el drama Dove cadono le ombre [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Valentina Pedicini
ficha del filme
]
, estrenado en los Giornate degli Autori hace dos años. No obstante, la carrera de esta realizadora de Apulia ya había despegado gracias al prestigioso encuentro holandés, que acogió su primer largometraje documental, Dal profondo (2013), centrado en la última mina de carbón de Cerdeña. Faith es el resultado de once años de trabajo duro, que culminó con un rodaje organizado en colaboración directa con los miembros de la organización y que duró alrededor de tres meses y medio.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Los Guerreros de la Luz son una secta fundada hace más de veinte años y compuesta por unas veinte personas, la mayoría de las cuales son ex campeones de artes marciales. Esta organización tomó la decisión de vivir en un monasterio aislado en Bolzano, siguiendo una curiosa doctrina que mezcla el Kung Fu, las enseñanzas Shaolin y el catolicismo, además de una rutina diaria de ejercicio físico extenuante. Esta rutina consiste en prácticas de combate y ejercicios físicos destinados a "luchar", probablemente en una especie de lucha interna, acompañados por el ritmo acelerado de música electrónica alemana. Los seguidores de esta secta se visten completamente de blanco, y la mayoría de ellos tienen la cabeza afeitada. Los dos niños que viven en la comunidad, Olimpia y Altair, asumen progresivamente esta fe "monástica" a través de las lecciones de su maestro y sus padres, experimentando una infancia totalmente diferente a la de cualquier otro niño de su edad, sumergidos en un mundo tan extraño como inquietante.

El documental está filmado completamente en blanco y negro, una elección estética muy acertada teniendo en cuenta que la película trata sobre una comunidad que vive de acuerdo a unos ideales inquebrantables y unas decisiones drásticas. En el mundo de los Guerreros de la Luz no hay lugar para los matices, la ambigüedad, la duda o el color. En el transcurso de la película, dos miembros tienen problemas para practicar las creencias de la secta y acaban enfrentándose a su maestro. Uno de ellos, Gabriele, parece haber coqueteado con muchas de las chicas de la organización, por lo que le ordenan escribir una declaración para confesar sus debilidades y corregir sus costumbres. Mientras tanto, Cristina ya no es capaz de entrenar como una "auténtica guerrera", por lo que sufre una gran presión psicológica por parte de su maestro, que llega a amenazarla con expulsarla de la comunidad.

Como espectadores, observamos los problemas internos del grupo con angustia, aprensión y una curiosidad genuina. La narración es emocionante, y se ve reforzada por la espléndida dirección de fotografía de Bastian Esser y la maravillosa banda sonora de Federico Campana. Seguimos de cerca a los personajes en todo momento, captando diálogos espontáneos, reacciones efusivas, conflictos y momentos de oración y recogimiento. Estamos ante un documental único y muy valioso, lleno de fuerza y matices. En cierto momento, a pesar de las enormes diferencias entre nuestra vida cotidiana y el estilo de vida que practica la secta, sentimos la necesidad de hacernos preguntas importantes sobre los valores de la fe, la libertad y la sociedad. De hecho, aunque las costumbres de los Guerreros de la Luz nos resulten completamente absurdas, muchos de los rituales que seguimos en nuestra vida no son menos dogmáticos, y solo han adquirido significado al ser compartidos y aceptados como convenciones sociales.

Faith es una producción de Donatella Palermo para Stemal Entertainment. Las ventas internacionales de la cinta corren a cargo de Fandango.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy