email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Docaviv 2020 / Reino Unido / Israel

Crítica: The Human Factor

por 

- En su documental británico-israelí, Dror Moreh plantea que la incapacidad de hacer amigos es la razón por la que los israelíes y los palestinos siguen enfrentados

Crítica: The Human Factor

En The Human Factor, proyectada recientemente como parte del evento Documentary Gala en el UK Jewish Film Festival, el director Dror Moreh plantea una pregunta clave al inicio de la película: "¿Por qué seguimos luchando dos o tres décadas después?" Centrándose en el conflicto israelí-palestino, y en general en las tensiones entre Israel y los países árabes en la región, el nuevo documental de Moreh es una obra realmente sorprendente. Esta producción británico-israelí desvela los entresijos de las guerras diplomáticas bajo la administración del presidente Clinton, desde los Acuerdos de Oslo hasta Camp David. A través de entrevistas con un grupo de negociadores estadounidenses, personajes clave en la década de 1990, el documental explora un aspecto poco discutido de las relaciones internacionales: el poder de la amistad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Reducido a dos horas de duración, en lugar de las 36 originales, The Human Factor es un documental en el sentido más auténtico: la obra manipula el material de archivo y las entrevistas para que coincidan con su narrativa edulcorada. En una especie de juego de ruleta entre seis antiguos confidentes de la Casa Blanca, The Human Factor edita las entrevistas con maestría componiendo seis historias que se combinan en una sola: un relato sobre la inocencia y el arrepentimiento estadounidense, pero sin rastro de vergüenza. Según los argumentos de la película, la situación del conflicto israelí-palestino a finales del siglo XX es simplemente el resultado de buenas intenciones que salieron mal, porque los intermediarios estadounidenses hicieron todo lo que pudieron.

Esta versión simplista del papel que jugaron los negociadores americanos es francamente insultante y absolutamente maniquea. A través de su enfoque sobre las relaciones humanas detrás del conflicto entre Israel y Palestina, The Human Factor lanza piedras sobre su propio tejado. Según el documental, la verdadera razón de los fracasos diplomáticos y la inestabilidad en la región no fueron las motivaciones económicas o los intereses nacionales, sino la simple incapacidad de hacer amigos. El verdadero obstáculo para la paz no radica en los macro-intereses de la democracia, sino en el ego de unos pocos.

La tendencia del documental a centrarse en el mismo período histórico resulta aún más problemática. Los seis ex-confidentes del Despacho Oval repiten elocuentemente su ingenuidad y arrepentimiento sobre los hechos de una década, ignorando los últimos 20 años de agresión estadounidense posterior a la administración Clinton. La edición de Moreh parece sugerir que esta década de relaciones fallidas ha tenido consecuencias desastrosas en la actualidad. Es una pena que estos años de indecisión sean los responsables de la Guerra Civil en Siria, o de que los veteranos se duerman en los laureles, encerrados en sus casas a pesar del aumento del populismo antiinmigración en todo el mundo. A los ojos de Moreh, los estadounidenses son los tipos buenos que lucharon por la paz.

Aunque el elemento más problemático de la película radica probablemente en su propia concepción: sugerir que un conflicto que ha durado décadas, e incluso siglos, podría resolverse dentro del espacio de una presidencia. Las tensiones inflamadas se diluyen a favor del enfoque en este período concreto, obviando los últimos veinte años. La película no tiene pasado ni presente, sino que está atrapada en una bruma de nostalgia retorcida, en las pérdidas de la década de 1980. Aunque las nuevas perspectivas que ofrece la película en relación a viejos debates resultan valiosas e interesantes, el enfoque reducido de The Human Factor, centrado en lo humano y en un periodo concreto, limita su contenido en lugar de amplificarlo.

The Human Factor es una producción de la británica Rise Films y la israelí DMP Films. La cinta se estrenará en Estados Unidos y Reino Unido el año que viene. Dogwoof se encarga de la distribución internacional.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy