email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Italia

Crítica: Pastrone!

por 

- El documental de Lorenzo De Nicola explora la faceta más desconocida y sorprendente de Giovanni Pastrone, inventor y director de la épica superproducción de 1914 Cabiria

Crítica: Pastrone!
El director Lorenzo De Nicola en Pastrone!

Giovanni Pastrone es una de esas figuras que merecen ser conocidas y estudiadas en profundidad debido a su gran influencia. Un hombre que en el año 1900 destacaba por su ingenio y conocimiento, con formación en contabilidad, música, física y mecánica. Pastrone vivió en Turín, la capital italiana de la incipiente industria cinematográfica a principios del siglo XX, y formó parte de todas y cada una de las innovaciones de su tiempo, ampliando continuamente los límites de la disciplina gracias a su trabajo experimental. Su nombre ha pasado a la historia principalmente por ser el pionero del cine mudo italiano, dirigiendo en 1914 la primera obra épica del séptimo arte, Cabiria, y por haber reinventado el espacio cinematográfico mediante el uso de planos de seguimiento y el diseño de escenarios en 3D. Sin embargo, Pastrone!, el documental que le dedica Lorenzo De Nicola (ganador del premio a Mejor Documental en el 18º Festival de Cine Independiente de Roma) profundiza aún más en su figura, ofreciendo una perspectiva amplia y polifacética de su trabajo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Para De Nicola, experto en Pastrone desde hace años y reconocido ahora como su biógrafo oficial, el punto de partida del documental fue el descubrimiento de un manuscrito autobiográfico centrado en la faceta más personal del genio italiano, que abrió un mundo nuevo y desconocido para el investigador. "Un juguete científico", así describía Pastrone lo que significaba el cine para él, una mezcla de entretenimiento y artes aplicadas. El cine reunía en aquel momento todas sus pasiones, tanto artísticas como científicas, y en colaboración con Itala Film llegó a producir cientos de películas (además de Cabiria, que supuso un extraordinario éxito internacional), incluyendo La caída de Troya y la famosa saga sobre Maciste. Pero lo que realmente descubrimos en el manuscrito, titulado Virus et homo, es el otro campo de estudio de Pastrone, una disciplina a la que se dedicó obsesivamente después de la muerte de su madre y su posterior retiro del mundo del cine: la medicina.

De hecho, durante la segunda parte de su vida se centró en perseguir lo que él mismo describía como "el sueño más escandaloso": curar todas las enfermedades que afectan a la humanidad, incluido el cáncer. El método de Pastrone consistía en "descargas eléctricas" producidas por una máquina construida por él mismo, basándose en una investigación profunda y autodidacta sobre los distintos virus y bacterias. Una máquina que Pastrone soñaba con poner a disposición de todo el mundo de forma gratuita, y que llegó a probar en un gran número de personas (algunos de sus antiguos pacientes participan en el documental), logrando resultados increíblemente positivos. Sin embargo, los descubrimientos de Pastrone nunca fueron reconocidos por la medicina oficial, y su mayor utopía se convertiría rápidamente en su mayor fracaso. El inventor dejó instrucciones para destruir la máquina después de su muerte, pero el final de la película nos reserva un giro inesperado.

Lo más atractivo del documental de De Nicola es que nos permite descubrir, a través de una gran variedad de material de archivo y testimonios inéditos, el genio polifacético de Pastrone, su total dedicación a la ciencia y al conocimiento, pero también sus dosis de locura y su tormento personal. Uno de los aspectos más maravillosos de la cinta, así como una gran fuente de inspiración, es el diálogo que mantienen las nuevas generaciones (los jóvenes "Escribas 2.0", que colaboran con el director para transcribir digitalmente todo el manuscrito) con una de las mayores mentes creativas del siglo XX. La voz de Pastrone es cortesía del actor Fabrizio Bentivoglio.

Pastrone! es una producción de Clean Film, coproducida por Lab 80 film. La cinta ha recibido el apoyo del Mibac (Ministerio Italiano de Patrimonio y Actividades Culturales) y la Film Commission Torino Piemonte. Lab 80 film se encarga de la distribución de la película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.