email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IFFR 2020 Voices Limelight

Crítica: Filles de joie

por 

- Anne Paulicévich y Frédéric Fonteyne presentan un retrato coral de tres heroínas del día a día que llevan una doble vida para llegar a fin de mes

Crítica: Filles de joie
Annabelle Lengronne, Sara Forestier y Noémie Lvovsky en Filles de joie

En la sección Voices – Limelight del IFFR encontramos Filles de joie [+lee también:
tráiler
entrevista: Anne Paulicevich y Frédéri…
ficha del filme
]
, el quinto largometraje de Frédéric Fonteyne, escrito e imaginado por Anne Paulicevich, que también se ha encargado de la dirección artística. La película trata del pacto que une a tres mujeres completamente opuestas, pero unidas por el destino, y por su profesión. Madres de familia o mujeres tímidas que se prostituyen en secreto para ganarse la vida dignamente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Filles de joie empieza con una escena de cine clásico, con algo de twist. Bajo una lluvia torrencial, tres mujeres entierran el cuerpo de un hombre. Axelle, Dominique y Conso están unidas por la muerte y desafían las convenciones del guión. Estas tres mujeres normales se encuentran todas las mañanas en el parking de un barrio para ir a trabajar al otro lado de la frontera, una frontera física y simbólica, donde se transforman para convertirse en Atenea, Circe y Hera con los clientes del burdel donde trabajan.

Anne Paulicevich y Fréderic Fonteyne nos invitan a seguirlas en su lucha diaria por mantener la dignidad y hacer frente a las vicisitudes de la vida que las han obligado a recurrir a la prostitución como salvavidas.

Filles de joie no es una película sobre la prostitución, sino sobre la vida, la de las heroínas anónimas que sortean las dificultades y parecen tener muchas vidas, como los gatos.

Los autores, ayudados en la imagen por la joven directora de fotografía Juliette Van Dormael, captan la verdad sobre esta vida hecha de dramas y de euforia; los momentos compartidos, los ataques de risa, los conflictos: cosas naturales de la vida. La vida cotidiana tanto en su casa como en el burdel. Los momentos de espera y de complicidad. Por turnos, sigue la perspectiva de cada una de las chicas para mostrar sus fortalezas y sus debilidades, la fuerza que las anima y les permite soportar lo insoportable. Ante todo, el objetivo es mostrarlas en toda su dignidad, una dignidad adquirida tras una larga lucha, sin dejar de conquistar y reconquistar.

A pesar de los dramas, el humor, siempre presente, constituye una válvula indispensable para disminuir la tensión. Hay alegría en las chicas. Alegría a pesar de las lágrimas, de las heridas. Alegría aunque la película no sea sobre prostitución sino sobre las violencias que se cometen contra las mujeres, violencias físicas y sociales.

Para interpretar a estas heroínas, se necesita a grandes actrices y Anne Paulicevich y Frédéric Fonteyne las encontraron en Sara Forestier, Noémie Lvovsky y Annabelle Lengronne, que hacen un buen trabajo dando vida y complejidad a los personajes polifacéticos creados por la guionista.

Filles de joie ha sido producida por Jacques-Henri Bronckart para Versus Production, y coproducida por Les Films du Poisson (Francia) y Prime Time (Bélgica). La sociedad belga Be For Films gestiona las ventas internacionales. La película se estrena en Bélgica el 12 de febrero (distribuida por O’Brother) y en Francia el 18 de marzo (distribuida por KMBO).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.