email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IFFR 2020 Deep Focus

Crítica: An Impossible Project

por 

- El director y productor alemán Jens Meurer vuelve a sus raíces en el documental con su inspiradora y conmovedora obra sobre un entusiasta visionario y su amor por todo lo analógico

Crítica: An Impossible Project
Dr. Florian “Doc” Kaps en An Impossible Project

El cineasta alemán Jens Meurer comenzó su carrera en el mundo del documental, para luego lanzarse a producir títulos como El libro negro [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Carlos [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, Filth, el sucio [+lee también:
tráiler
making of
ficha del filme
]
o El arca rusa [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Alexander Sokurov. Ahora ha regresado al campo del documental con An Impossible Project [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, estrenada mundialmente en la sección Deep Focus del Festival Internacional de Cine de Róterdam, una película sobre el amor por la tecnología analógica, que está viviendo un gran renacer gracias a personas como el protagonista de la cinta, el Dr. Florian "Doc" Kaps.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Doc es un biólogo vienés y un entusiasta de lo analógico, además de la persona clave detrás del resurgir de Polaroid. La compañía lo invitó a una fiesta organizada para conmemorar el cierre de su última fábrica en Enschede (Países Bajos) en el año 2008, un año después del lanzamiento del iPhone y el año en que Eastman Kodak comenzó a demoler sus edificios. Doc no quería que la fábrica desapareciese, así que logró reunir a un grupo de amigos y recaudar los 180.000€ necesarios para comprársela a Polaroid, que estaba a punto de venderla como chatarra.

Inicialmente, Doc no tenía permiso para usar el nombre Polaroid, así que estableció su compañía en Berlín con el nombre de Impossible, donde empleó a un grupo de nativos digitales como creativos. Su sueño era inspirador pero difícil de cumplir. La fórmula para la película fotográfica de Polaroid prácticamente se había perdido, ya que los químicos necesarios para producirla ya no existían. Así comenzó la aventura para redescubrir este proceso, cuyas primeras fotos tardaron 40 minutos en revelarse, con resultados atractivos pero técnicamente muy defectuosos.

Aquí es donde entran en escena el fotógrafo neoyorkino Oskar Smolokowski y su padre, el clarinetista e inversor Slava Smolokowski, que lograron que el producto fuese técnicamente exitoso y económicamente viable para la empresa. Por su parte, Doc experimentó un destino similar al de Steve Jobs (citado un par de veces en la película), teniendo que abandonar la compañía que él mismo había creado.

La película no aporta detalles acerca de lo que que sucedió exactamente, pero Doc no parece guardarles rencor. Por supuesto, un espíritu tan inquieto como el suyo no podía quedarse quieto por mucho tiempo, y pronto se embarcó en nuevas aventuras con la compañía milanesa Moleskine, un gran hotel vienés construido en el año 1900, la fábrica de vinilos más grande de Europa y, en lo que podría parecer un giro paradójico de los acontecimientos, cierto gigante de Silicon Valley. Este último podría hacer que algunos espectadores se cuestionen la ética de Doc y Meurer, pero lo cierto es que estas preguntas forman parte de la película, que fue filmada completamente en 35mm, con la colaboración de ARRI como una de las compañías productoras.

De hecho, Meurer llevó el concepto hasta el final, utilizando una hermosa banda sonora de la Sascha Peres Orchestra y Haley Reinhart, que fue grabada directamente en vinilo en un estudio. En resumen, se trata de una película atractiva y cómica, con un tema bien explorado y un protagonista fascinante.

Uno de los fotógrafos entrevistados en la película habla sobre las fotografías físicas como una forma de "experimentar lo real, no una imagen de algo real", un cambio en la percepción que ha tenido lugar durante la última década. Paradojas como esta hacen que el documental se convierta en una obra fascinante y reveladora para cualquier persona interesada en la cultura, los medios de comunicación y su desarrollo en la era moderna.

An Impossible Project es una coproducción de la alemana Instant Film y la austríaca Mischief, con la participación de las germanas ARRI y Weltkino, y la británica Head Gear. La vienesa Autlook se encarga de los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy