email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2020 Competición World Cinema Documentary

Crítica: The Earth Is Blue as an Orange

por 

- El documental de la ucraniana Iryna Tsilyk, que obtuvo el premio a la Mejor dirección en la sección World Cinema Documentary de Sundance, es un afectuoso homenaje a unos personajes ávidos de vivir

Crítica: The Earth Is Blue as an Orange

The Earth Is Blue as an Orange [+lee también:
tráiler
entrevista: Iryna Tsilyk
ficha del filme
]
, presentada en la sección World Cinema Documentary donde obtuvo el premio a la Mejor dirección, ha sido una de las obras más impactantes de la presente edición del Festival de Sundance. La ucraniana Iryna Tsilyk firma un documental que podría confundirse con una historia de ficción, tanto por su ritmo como por el contexto donde se desarrolla la historia de esta sorprendente familia. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En la región aislada de Donbass, “la zona roja”, una de las más peligrosas de Ucrania, vive una madre de familia con sus hijos. Sin padre pero con la abuela, forman parte de un pequeño grupo de personas que no ha huido del conflicto armado. Refugiados en una cueva, trabajan en su propia película. Repiten y preparan escenas, y apoyan la cámara en el regazo, muy cerca de la cara. Una de las chicas aparece en escena y la madre hace el montaje. Cada uno tiene su función, delante y detrás del objetivo. Entre toma y toma hay risas, disputas y la agitación de las ideas compartidas entre los miembros de una familia que comparten la misma pasión: el cine y la vida. Esta actividad se vuelve surrealista en un contexto tan particular, armonizado por el ruido de edificios que se derrumban o de soldados que patrullan a bordo de un tanque, y que se sienten halagados al ser grabados por esta familia.  

Con sensibilidad, la directora acompaña a sus protagonistas dejando espacio suficiente a cada uno para presentar el retrato íntimo de una familia por la cual demuestra mucho respeto y admiración. Ya conoce la región, donde ha participado en diversos proyectos culturales como la iniciativa “Yellow Bus”, destinada a iniciar a sus habitantes en el cine y que le permitió ponerse en contacto con los protagonistas de su nueva película.

Las condiciones exteriores tienen un impacto directo sobre la forma y el aspecto visual de su película, pero también aportan una atmósfera extraña que se podría calificar de mágica. La iluminación, por ejemplo, es bastante tenue y proyecta una luz cálida sobre las caras, que captura a la vez las lágrimas de emoción y el destello de alegría en los ojos cuando los miembros de esta familia evocan su propia película. La cámara, a pesar de su proximidad física, encuentra siempre su camino hacia una distancia objetiva y se rinde a las emociones palpables. The Earth Is Blue as an Orange, que no abusa de sus protagonistas ni cae en el sentimentalismo, es un homenaje afectuoso y políticamente imparcial a personajes ávidos de vivir y de un optimismo inagotable. 

The Earth Is Blue as an Orange es una coproducción entre Ucrania y Lituania, producida por las sociedades Albatros Communicos (UA) y Moonmakers. CAT&Docs se encarga de la distribución mundial.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy