email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IFFR 2020 Deep Focus

Crítica: Il était un petit navire

por 

- Desde su cama de hospital, la directora belga Marion Haänsel crea un íntimo retrato de las ciudades, los eventos y las personas que han dado forma a su vida

Crítica: Il était un petit navire

La cineasta belga Marion Hänsel protagoniza una retrospectiva en la presente edición del Festival Internacional de Cine de Róterdam. Se presentó en el evento con un nuevo documental, Tl était un petit navire [+lee también:
tráiler
entrevista: Marion Hänsel
ficha del filme
]
, bajo el brazo. El documental se estrenó en la sección Deep Focus del Festival holandés.

La película es un ensayo poético similar a un diario. Hänsel narra detalles de su vida a través de una mezcla de fotografías personales y material de archivo y nuevo. Se centra en anécdotas personales y relaciones con amigos, familia y amantes, con muy pocas menciones a su trabajo, como actriz perseverante o directora reconocida. Es la historia de su vida y amores. En cualquier caso, la obra de Hänsel aparece muy bien recopilada en el documental Par-delà les nuages: le cinéma de Marion Hänsel, de Caroline D'Hondt, que también se proyectó en el festival.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

No es la primera vez que Hänsel introduce su vida en su obra. Su película Nuages contenía reflexiones que escribió junto a su hijo, hasta que él cumplió 18 años. Pero en esa película, las cartas íntimas fueron escritas por distintas actrices en diferentes idiomas: Catherine Deneuve en francés, Charlotte Rampling en inglés, Barbara Auer en alemán y Antje De Boeck en holandés. Hay un componente lírico y provocador al escuchar a Hänsel hablar sus propias palabras, aunque no veamos sus brazos en la pantalla. Este ensayo documental es más personal y afectuoso, y está narrado a sabiendas de que Hänsel casi no intervendrá como narradora.

Fue hospitalizada durante dos meses y se le diagnosticó una infección estreptocócica. La operaron a corazón abierto y los médicos le colocaron un estent. Mientras estaba en el hospital, se le ocurrió la idea de hacer este ensayo autobiográfico en forma de película. El documental es un viaje desde su lugar de nacimiento, Marsella, hasta el lugar donde creció, Amberes, pasando por la escuela de arte en Inglaterra, y su carrera como actriz en Nueva York y París hasta consolidarse, casi por accidente, como directora.

Lo interesante de sus relaciones es que muchas terminan de forma abrupta. Hay felicidad y después tristeza. Pero ella nunca cae en el sentimentalismo. Hänsel siempre nos deja con ganas de más, tanto si habla de su abuelo, de su hermana mayor o de sus amantes. Es interesante que no deje que su trabajo la defina. Menciona que era una aspirante a actriz para hablar de un episodio en Nueva York, cuando asistió a un casting y se encontró con un hombre que empezó a quitarle la ropa. También dice que tenía una película en Cannes, a través de una historia de su hijo desaparecido en Lyon. La vida tampoco era fácil para una actriz en París en aquella época. En medio de los recuerdos, la película vuelve al hospital. Sus palabras adquieren poder y resonancia debido al recuerdo constante de la fragilidad de la vida. El documental es la introducción perfecta a las obras, a menudo ignoradas, de Hänsel.

Il était un petit navire ha sido producida por la compañía belga Man’s Films Productions, y coproducida por RTBF y ZDF/ARTE.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy