email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2020 Panorama

Crítica: Pari

por 

- BERLINALE 2020: El largometraje debut de Siamak Etemadi retrata el conmovedor viaje de una madre iraní en un lugar extranjero, hecho de conflicto, sacrificio y un posible renacimiento

Crítica: Pari
Melika Foroutan en Pari

“Iraníes en el extranjero” podría ser el nombre de un pequeño subgénero caracterizado por una serie de conflictos que acechan durante el trayecto y que siempre están presentes en Pari [+lee también:
tráiler
entrevista: Siamak Etemadi
ficha del filme
]
, de Siamak Etemadi. El director y guionista nacido en Irán y residente en Atenas ha estrenado su primera película en la sección Panorama de la 70 edición de la Berlinale.

"Desafortunadamente, es habitual que nuestros jóvenes pierdan el norte aquí debido a las libertades, esas supuestas libertades", les dicen a Farrokh y su esposa, Pari, en el Consulado de Irán en Atenas. La pareja está en la ciudad para visitar a su hijo, Babak, que había llegado a la ciudad dos años antes con una beca para la Universidad Politécnica. Ahora se ha esfumado: no se presentó en el aeropuerto y lleva tres meses sin aparecer por su apartamento (además de sin pagar el alquiler). En cuanto a la beca, hace un año que terminó.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Farrokh está furioso. Ahí está, en un país "dejado de la mano de Dios" en el que no puede comunicarse y lamentando amargamente haber permitido en primer lugar que su esposa lo convenciera para que aceptara la marcha de Babak. "Le llenaste la cabeza de pájaros", la reprende. Desgracia, humillación, deshonra. Farrokh siente que se lo restriegan todo por la cara.

Pari, aunque está profundamente preocupada, confía en que haya una razón para la desaparición de Babak. La pareja consigue alojamiento en un hotel y comienza su búsqueda. El consulado les aconseja buscar en las iglesias cristianas, donde algunos musulmanes se convierten con el fin de pedir asilo. Allí, para horror de Farrokh, una mujer iraní sonriente y con la cabeza descubierta se ofrece para ayudar a la pareja en todo lo posible. Es más, allí nadie conoce a Babak.

Pari se centra, ante todo, en el personaje del mismo nombre, en su historia y el viaje que tiene ante sí. Poco a poco, la historia revela otra faceta de una mujer compleja que vale la pena conocer. Su conocimiento del inglés (que, como era de esperar, Farrokh desaprueba) sirve de ayuda durante la búsqueda, sobre todo gracias a unas notas garabateadas que la protagonista encuentra en el piso abandonado de su hijo. Una "A" rodeada por un círculo la conduce al barrio de Exarchia y a más conflictos, ya que se ve involucrada en un motín en el que interviene la policía. Su velo, su chador, se incendia y debe ser sacrificado.

Pari deberá hacer varios sacrificios durante una búsqueda que la llevará por un camino recorrido por herejes, anarquistas, prostitutas y, quizá, un ángel guardián demoníaco en forma de alsaciano lobuno. El relato del escritor y director Etemadi resulta a veces denso, pero los desenlaces  son convincentes y la diligente actuación de la actriz principal, Melika Foroutan, justifica por sí sola el precio de la entrada. Las citas recurrentes del poeta sufí del siglo XIII Rumi hacen alusión no sólo el renacimiento, sino también a los sueños y elecciones tanto de Babak como de su madre.

La producción de Pari ha corrido a cargo de Heretic (Grecia), en coproducción con Le Bureau (Francia), Topkapi Films (Países Bajos), Chouchkov Brothers (Bulgaria) y Bord Cadre Films (Suiza). Heretic Outreach gestiona la distribución internacional.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Eva González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.