email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2020 Panorama

Crítica: Shine Your Eyes

por 

- BERLINALE 2020: Matias Mariani cuenta un relato con raíces africanas pero cultivado en la tradición del realismo mágico de la literatura sudamericana

Crítica: Shine Your Eyes
Ike Barry y OC Ukeje en Shine Your Eyes

Shine Your Eyes [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por el brasileño Matias Mariani  y presentada en la sección Panorama del 70º Festival de Cine de Berlín, es una película extraordinaria y poética sobre la tradición, la familia y los nuevos comienzos. La historia arranca a finales de los ochenta en la ciudad de Nsukka (Nigeria), pero se desarrolla principalmente en la actual São Paulo (Brasil). Se trata de un relato con raíces africanas pero siguiendo la tradición del realismo mágico de la literatura sudamericana. Este hermoso conjunto de estilos combina a la perfección con la banda sonora, dominada por la música jazz, dando lugar a una de las mejores películas de la última Berlinale.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Nos encontramos en Nsukka, en 1988. En la primera escena, vemos el rostro invertido de un niño hablando directamente a cámara, preguntando si debería dibujarse una sonrisa en la frente. Cuando nos alejamos, descubrimos que en realidad está hablando con su hermano mayor, sentado en la cama junto a él. Se trata de un momento tierno y divertido, una metáfora visual perfecta para la historia del joven igbo que llegará a São Paulo en 2019, todavía desubicado y buscando a su hermano mayor para volver a sonreir.

El pueblo Igbo se ha convertido en una de las comunidades más importantes de Brasil, con una gran influencia en los círculos sociopolíticos y culturales. La película explora la situación de esta comunidad a través de los ojos de Amadi (O.C. Ukeje), el hermano pequeño de la secuencia inicial. Este llega a Brasil buscando a su hermano Ikenna (Chukwudi Iwuji), que se mudó a São Paulo cinco años antes y lleva tiempo sin dar señales de vida, a pesar de haber dejado a su prometida en Nigeria. El comportamiento de Ikenna va en contra de las tradiciones de los igbos, ya que el primogénito tiene la responsabilidad de cuidar de la familia tras la muerte del padre. Mientras acompañamos a Amadi en su viaje, vemos un Brasil destrozado, con edificios a medio construir o en mal estado, una crítica directa a las políticas del presidente Jair Bolsonaro y la corrupción del gobierno. La película también ofrece un espacio para la diversa comunidad de inmigrantes africanos asentados en el país, donde acaba floreciendo una historia de amor que triunfa sobre los obstáculos lingüísticos. El hecho de que Amadi sea músico también establece una conexión con la conmovedora banda sonora, que añade otro componente político a la película al resaltar cómo la música africana ha dado lugar a los sonidos "brasileños".

Durante la secuencia más inverosímil de Shine Your Eyes, Amadi reconoce el ordenador portátil de su hermano en una tienda (una casualidad difícil de defender hasta para el mismísimo Charles Dickens). No obstante, obviando este pequeño desliz, el guion de Chika Anadu es realmente excelente. A partir de la información que encuentra en el portátil, Amadi comienza a reconstruir los movimientos de su hermano y logra identificar a sus amigos. De esta forma, la película se convierte en una historia de detectives en la que Amadi comienza a reunirse con distintos personajes hasta descubrir que Ikenna está metido en problemas relacionados con las apuestas. La búsqueda se vuelve cada vez más surrealista, a medida que surgen debates entre la ciencia y la religión, entre lo espiritual y lo racional. Es aquí cuando la película adquiere toques de realismo mágico, antes de dar un giro inesperado con un final ambiguo que pone en tela de juicio todo lo que hemos visto.

Shine Your Eyes es una coproducción entre Brasil y Francia, producida por Primo Filmes junto a MPM Film, Tabuleiro Filmes y SP Cine.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.