email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CPH:DOX 2020

Crítica: The Fight for Greenland

por 

- Seleccionada para inaugurar el CPH:DOX de este año, que se desarrolla online debido a la pandemia, la cinta de Kenneth Sorento se acerca a lo que podría recuperar la gloria perdida de Groenlandia

Crítica: The Fight for Greenland

The Fight for Greenland, de Kenneth Sorento, ha tenido su estreno en la competición oficial del CPH:DOX. La cinta explora la problemática situación actual y el pasado reciente de Groenlandia, la isla más grande del mundo, que pasó de ser percibida como un páramo nevado a un lugar que Donald Trump estaba dispuesto a comprar, realizando un gran trabajo a la hora de mostrar diversos puntos de vista. Estas diferentes perspectivas están representadas por los cuatro protagonistas, jóvenes groenlandeses que buscan un cambio para su país, aunque tienen ideas muy distintas sobre cómo conseguirlo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Sorento parece decidido a mostrar una visión diferente de un lugar que, para mucha gente, sigue siendo un territorio mítico. La película comienza con imágenes de grandes placas de hielo rompiéndose, acompañadas por las notas de un bajo, anunciando la aparición del rapero Josef. Sus versos hablan sobre la problemática herencia de Groenlandia y su conexión con Dinamarca, donde "si no hablas danés, no puedes conseguir una educación" y donde su comunidad es vista como un grupo de "vagos y alcohólicos". En ese sentido, el activismo de Josef recuerda a la reciente Mogul Mowgli [+lee también:
crítica
entrevista: Bassam Tariq
ficha del filme
]
, presentada en la última Berlinale, en la que el británico Riz Ahmed también exploraba sus raíces pakistaníes en el escenario. Sin embargo, la música da paso a los jóvenes aspirantes a políticos, convirtiendo la cinta en una obra más informativa pero con menos valor artístico.

Mientras asistimos a los acalorados debates sobre la independencia de Groenlandia y sus consecuencias, así como las ventajas de seguir formando parte del Reino de Dinamarca, The Fight for Greenland deja una cosa clara: el país necesita una revolución. Además de honrar a sus antepasados, ya sea haciéndose tatuajes tradicionales en la cara o promoviendo el idioma groenlandés, los protagonistas también son capaces de señalar los problemas que deben afrontar. "Hay algo especial en el pueblo groenlandés", dice uno de ellos, "pero es como si hubiéramos perdido toda autoestima". El sentimiento innato de inferioridad, reforzado por años de abuso y negligencia, resulta increíblemente difícil de eliminar.

No será una tarea fácil, especialmente en una comunidad tan dividida, donde la lucha constante entre lo viejo y lo nuevo proporciona a las personas una identidad, pero a veces también les impide avanzar. Desgraciadamente, Sorento opta por el sentimentalismo, con una banda sonora excesivamente dramática, pero parece perdido durante los momentos de mayor carga emocional. El mensaje de la película, enfatizar que las personas deberían aprender a ayudarse mutuamente, no podría ser más oportuno durante estos tiempos de distanciamiento social. Se trata de un esfuerzo encomiable y relevante, aunque a nivel creativo, conectando de alguna forma con el entorno que retrata, nos deja más bien fríos. Irónicamente, la película también deja claro que, en cualquier lugar del mundo, a las mujeres que aspiran a convertirse en políticas todavía se les exige parecer "más cálidas".

The Fight for Greenland es una producción de Ulrik Gutkin para Copenhagen Film Company Short & Doc. DR Sales se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.