email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CINÉMA DU RÉEL 2020

Crítica: Il n'y aura plus de nuit

por 

- Eléonore Weber firma un documental fascinante y terrorífico que analiza y reflexiona sobre las imágenes tomadas por helicópteros en misión en Afganistán, Irak y Pakistán

Crítica: Il n'y aura plus de nuit

“Siempre existe el riesgo de equivocarse, pero una vez que abrimos fuego, es difícil parar”; “Sienten que un ojo se ha posado sobre ellos, un ojo cuyo párpado no se cierra”. Mientras vuelan sobre el teatro de operaciones exteriores, todo lo que ven los pilotos de los helicópteros militares es grabado y archivado. La directora Eléonore Weber se apoya en estas imágenes (grabadas por las tropas estadounidenses y francesas en Afganistán, Irak y Pakistán) y en el testimonio anónimo de un piloto para crear Il n'y aura plus de nuit [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, un documental sorprendente y minucioso que narra una guerra desde la perspectiva del visor y amplía progresivamente las explicaciones técnicas precisas, así como los temas morales y sociales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Una película apasionante que consigue superar con brillantez y sobriedad, gracias a una narración en voz en off muy bien dosificada y pertinente, la dificultad de utilizar vídeos monótonos en apariencia (paisajes y siluetas fantasmales captados por las cámaras térmicas), que compite en la 42ª edición del Festival Cinéma du réel (que se celebra online hasta el 22 de marzo para jurados y miembros acreditados).

“Hay dos pilotos en los helicópteros. Abajo, el que conduce la máquina. Arriba, el jefe de a bordo, el tirador. El jefe de a bordo lleva un casco que dirige la cámara del helicóptero. Si gira la cabeza, la cámara lo sigue. Estos movimientos de cabeza también guían el cañón-ametralladora”. La película se sumerge en un mundo que se reduce a la percepción y a las complejas decisiones de este hombre-visor, al entrenamiento (todo lo que produce calor brilla con un resplandor que desorienta, los grandes planos dan náuseas y el único ruido que oye el piloto es de las ráfagas que provienen de sus propios cañones), a la evaluación de los comportamientos en tierra en tiempos de guerra (quién es sospechoso y quién no cuando un simple rastrillo parece un Kalashnikov, y algunos corren por miedo y otros para disimular, aunque todos los habitantes acaban llevando armas).

La cineasta descifra varias situaciones con su testigo, un piloto anónimo, mientras hace desfilar una larga muestra de episodios terribles donde se entremezclan la supervivencia, la temible precisión de los tiros y la angustia de los errores y los abusos (que ocurren de forma inevitable). De las montañas a las ciudades, los cuerpos caen en la pantalla, los heridos son rematados, los transeúntes caminan con el ojo de la cámara-arma pegado a ellos… Una vigilancia amenazante que la directora extrapola al final para mostrar hasta qué punto las cámaras más recientes pueden eliminar la noche: “Pronto, unos verán cómo amanece. Otros permanecerán sumidos en la oscuridad (…) equipados con pequeñas lámparas y antorchas. Los poderosos los verán venir en la claridad: así será el mundo de la noche verdadera y del día falso”.

Il n'y aura plus de nuit, construida con maestría narrativa y una mezcla sutil de intercambios de radio entre los pilotos y múltiples tomas de vistas aéreas, es una película muy conseguida, una experiencia de puesta en escena bastante notable en cuanto a material visual, a priori ardua en su duración pero dinámica en el ingenio de sus comentarios. Un viaje apasionante “por efracción, como si abriésemos una puerta que no debía abrirse” en un mundo que es también el nuestro.

Il n'y aura plus de nuit, que ya ha pasado por las plataformas ParisDOC (Cinéma du réel) y Films en cours (Festival Entrevues Belfort), ha sido producida por Gaëlle Jones para la sociedad parisina Perspective Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.