email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Reino Unido / Tailandia

Crítica: Krabi, 2562

por 

- Ben Rivers y Anocha Suwichakornpong componen una juguetona mezcla de cine, turismo y capitalismo ambientado en un bello escenario tailandés

Crítica: Krabi, 2562

Krabi, 2562 [+lee también:
tráiler
entrevista: Ben Rivers
ficha del filme
]
es un simpático documental híbrido sobre turismo, capitalismo y cine que se estrena en Mubi el 29 de mayo, tras su exitoso paso por festivales como Locarno, Londres y Toronto. 

Los residentes de Krabi todavía recuerdan cómo el rodaje de la película La Playa, protagonizada por Leonardo DiCaprio, dejó una catástrofe medioambiental en Maya Bay en la isla de Phi Phi Leh. Es un acontecimiento en curso. La playa de Maya Bay fue cerrada el año pasado debido al gran número de turistas que la ha visitado desde entonces y que ha destruido la barrera de coral. Pero no se puede condenar al turismo, ya que su aumento ha sido una fuente de ingresos vital para los residentes (y en muchos casos, la única) y los gobiernos de todo el mundo suelen promoverlo. No sólo las películas de Godard y Truffaut hacen de Francia el país más visitado del mundo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Tailandia celebró su primera Biennale en 2018 e invitó al cineasta británico Ben Rivers a participar en el evento, que tuvo lugar en Krabi. El director de The Sky Trembles and the Earth Is Afraid and the Two Eyes Are Not Brothers [+lee también:
crítica
tráiler
making of
ficha del filme
]
(2015) decidió hacer una película sobre Krabi para conmemorar el momento. Como Rivers nunca había estado en Tailandia, decidió llamar a su amiga Anocha Suwichakornpong para que le ayude. El resultado es un placer etéreo, con muchos fantasmas, donde coexisten el pasado y el presente, una guía turística con realismo social y un estudio del capitalismo. Se desarrolla en una paz contemplativa con un ritmo similar a estar en una playa soleada, donde el tiempo para pensar es bienvenido, y la información se compone de un conjunto de pensamientos y emociones. 

Empieza como un documental honesto sobre la región, donde un trabajador humilde vive fuera de la ciudad, alejado de los grandes hoteles. Pero después, los que conocen la obra de Rivers se darán cuenta de que la ficción empieza cuando aparece el simpático cineasta español Oliver Laxe interpretando al odioso director de un anuncio, interesado en recoger a los miembros de su equipo. El español interpretó un papel similar cuando Rivers lo grabó en el set de Mimosas [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Oliver Laxe
ficha del filme
]
, la película de Laxe. Además, hay una mujer misteriosa, con más cambios de identidad que Don Quijote, que actúa como nuestro avatar e interactúa con guías y hoteleros que dan detalles y opiniones sobre la vida en la isla. También están los cavernícolas: ¿todavía siguen ahí? ¿Forman parte de una película? ¿O la película ha retrocedido varios milenios? Por el contrario, los turistas occidentales parecen criaturas muy simples. 2562 es el año actual según el calendario budista tailandés (¿Estará ahí la clave para conectar todos los hilos?).

Esta película híbrida, grabada en Súper 16 por el cinematógrafo Leung Ming Kai (es la primera vez que Rivers acude a un director de fotografía), es maravillosamente quijotesca. Tiene influencias de dos culturas diferentes que coexisten sin fusionarse por completo; lo espiritual cede el paso al mundo material. El resultado es una peregrinación contemplativa y encantadora, que intenta alcanzar a ese camaleón llamado capitalismo. 

Krabi, 2562 es una coproducción entre Reino Unido y Tailandia llevada a cabo por Electric Eel Films y Ben Rivers Limited. Rediance gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy