email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

DOCSBARCELONA 2020

Crítica: Salka, en la tierra de nadie

por 

- Xavi Herrero logra un inmersivo y alucinante viaje a través del desierto, a bordo de un tren industrial que navega sobre las arenas de la frontera entre Mauritania y Sáhara

Crítica: Salka, en la tierra de nadie

El 23º Festival Internacional de Cine Documental de Barcelona, que se celebra del 19 al 31 de mayo en la plataforma Filmin, ha reservado para la sección competitiva What the Doc sus títulos más arriesgados y aventureros. Entre ellos destaca Salka, en la tierra de nadie [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, film dirigido/escrito/producido por el catalán afincado en Ibiza (donde dirige su festival de cine) Xavi Herrero. En este su quinto largometraje, el cineasta traslada al espectador a la frontera entre Mauritania y Sáhara Occidental y le invita a subir a bordo de un larguísimo tren de la compañía SNIM que, atravesando 700 kilómetros de desierto, termina su travesía en el Puerto Cansado. A bordo se transportan materiales industriales y viajan algunas personas que buscan un futuro más allá de las playas de la bahía de Nuadibú.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Salka… es pura y genuina inmersión: en un paisaje, un tránsito y un estado de ánimo. El ruidoso traqueteo infernal de los vagones, el entorno inhóspito y a la vez alucinante y la combinación entre poemas anónimos saharauis –recitados por distintas voces en off– con una percutiente banda sonora que subraya lo distópico y a veces casi onírico de lo fotografiado, convierte este viaje en una experiencia única, bella e desasosegante.

Sin apenas diálogos, dejando que el desierto y el mar lleguen por momentos a confundirse en su inmensidad, Herrero transmite su fascinación por lo vivido bajo temperaturas aplastantes y condiciones infrahumanas con una organicidad apabullante: el óxido y el metal, los rostros silenciosos y curtidos, y las sombras del tren sobre la rojiza arena del desierto van atrapando al espectador dispuesto a experimentar una vivencia única y arrebatada, no exenta de dramatismo.

Tras este trayecto desde el interior de Mauritania hasta las olas del Atlántico, la protagonista –disfrazada de hombre– intentará buscar una nueva vida en las Islas Canarias. Por eso el mar acaba sustituyendo al desierto en esta odisea donde se alterna la realidad más cruda con la belleza más inquietante.

Salka, en la tierra de nadie –documental hablado en árabe, francés y castellano– es una producción entre Mauritania y España (Ibizacinefest), que ha contado con la colaboración de la ONG N.A.D., Proyecto Colibrí y Un lápiz, un dibujo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy