email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Francia / Suiza

Crítica: Just Kids

por 

- Christophe Blanc explora con gran precisión psicológica e inventiva formal la historia de unos hermanos en duelo abandonados a su suerte

Crítica: Just Kids
Andrea Maggiulli in Just Kids

“¿No hay más adultos con nosotros?” Estamos en el Palacio de Justicia de Grenoble y Jack (19 años), Lisa (17 años) y Mathis (10 años) se enfrentan a las consecuencias legales de una serie de infortunios: el deceso de su madre enferma hace dos años y el reciente suicidio de su padre. Como el mayor de los hermanos trabaja, se hace responsable de su hermano pequeño con su tío David (que vive en Lyon) como tutor subrogado. Así empieza Just Kids [+lee también:
tráiler
entrevista: Christophe Blanc
ficha del filme
]
, la conmovedora película de Christophe Blanc (descubierto con Une femme d’extérieur), que Rezo Films estrena el 5 de agosto en Francia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El tema (cómo los hermanos asimilan el duelo y se organizan a diario) podría haberse tratado únicamente desde el realismo psicológico y obviamente el director (que escribió el guión con Béryl Peillard) explora esta faceta observando la bonita relación de amor fraternal y protector (que no excluye algunas salidas de tono, pequeñas disputas y aclaraciones) que une al mayor, Jack (un sólido Kacey Mottet Klein), y a su hermano pequeño, Mathis (la revelación Andrea Maggiulli). Lisa (Anamaria Vartolomei), la hermana, se va al sur para escapar de los fantasmas del pasado familiar. Pero el argumento también sigue una pista: una visita desagradable y una serie de crípticos SMS al móvil del padre fallecido llevan a Jack (que quiere encontrar una explicación al suicidio de su progenitor adicto al juego) a embarcarse en un viaje a España. Una investigación en la que incluye a su hermano pequeño y a su mejor amigo, Quentin (Ahmed Abdel Laoui). Jack y Mathis son, ante todo, jóvenes de su edad: el primero esconde su dolor asistiendo a fiestas y saliendo con la encantadora Maureen (Angelina Woreth), mientras que al segundo le cuesta poner buena cara (sobre todo en el colegio) debido a la pérdida de sus padres, un acontecimiento que cambia radicalmente sus vínculos con los demás. Los hermanos se ven abandonados, una libertad emocionante y perturbadora…

Just Kids, que ha trabajado muy bien la fotografía (Noé Bach), la música (que marca varias secuencias) y la variedad de ritmos, de estilos (hasta el onírico) y los decorados (la película viaja desde el apartamento de los protagonistas hasta la montaña cercana, y desde Grenoble a España, pasando por el sur de Francia), es una película conmovedora, dinámica e intrigante. Una mezcla que permite a Christophe Blanc sacar a la luz con sutilidad las verdades escondidas en el alma herida de cada uno de los personajes sin caer en el melodrama, y reconstruir los finos matices de este entrelazado de afectos complejos que une (generalmente para mejor y a veces para peor) las relaciones familiares.

Just Kids ha sido producida por Blue Monday Productions y coproducida por la compañía suiza P.S. Productions, por Auvergne-Rhône-Alpes Cinéma y por la RTS. Be For Films gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy