email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

FIDMARSEILLE 2020

Crítica: N.P

por 

- La belga Lisa Spilliaert debuta con éxito en el largometraje adaptando con gran originalidad la novela de la japonesa Banana Yoshimoto

Crítica: N.P
Mikiko Kawamura (izquierda) y Clara Spilliaert en N.P

“Paso a paso, sigues el texto de otro. Para resumir, es como si fueran tus propias ideas. Tus propios pensamientos coinciden con los de otro. Ya no sabes dónde empiezan y dónde acaban. Las ideas de otro aparecen en tu vida”. Estas explicaciones dadas a la traductora Kazami Kano, protagonista de N.P, el primer largometraje de Lisa Spilliaert, estrenado en la sección internacional de la 31ª edición del FID Marseille, resumen a la perfección el espíritu respetuoso, innovador, serio y a la vez burlón, con el que la cineasta belga adapta la novela homónima de la japonesa Banana Yoshimoto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La directora entrelaza las culturas oriental y occidental, el melodrama y el distanciamiento, la realidad y la ficción, para trasladar un relato literario fascinante y misterioso al cine mudo, donde los diálogos aparecen en intertítulos y la música y los efectos de sonido reemplazan al sonido directo. Un experimento de géneros muy bien dirigido en un marco visual de simplicidad sofisticada, que debe mucho al argumento palpitante de la novela, que se desarrolla a partir de un acontecimiento traumático que el traductor Shoji le cuenta a su novia, Kazami (Clara Spilliaert), en una fiesta: el escritor Sarao Takase, que vivía en Estados Unidos, se ha suicidado. Tenía dos hijos gemelos. Había escrito un libro que contenía 97 historias y Shoji descubrió la historia número 98, inédita, un relato sobre incesto. Una elipsis y han pasado cinco años. Acaba de empezar el verano y Kazami se encuentra por casualidad (pero, ¿es realmente una coincidencia?) con Otohiko (Hiroshi Miyamura), el hijo de Sarao Takase, y después con su hermana gemela, Saki (Saartje Van de Steene), y su hermanastra, Sui Minowa (Mikiko Kawamura). Nos enteramos de que Shoji también se suicidó cuatro años antes y esta historia esconde más secretos… Pues, como confiesa Kazami, “la historia de ese verano es difícil de explicar, los suaves rayos de sol, un fuerte sentimiento de ausencia, mi ausencia, el rol que yo desempeñé, el lugar de mis propios sentimientos…”

N.P, que se centra en el contraste de los afectos violentos (el amor y la muerte) y complejos que atraen y atormentan a los personajes, y en su expresión moderada (como “las profundidades de un mar lleno de corales azules y la calma sobrenatural de un pez tropical”), toma prestados los códigos de la fotonovela y los artificios simples para contar una historia muy hábil, con muchas interpretaciones posibles bajo su superficie límpida. Un primer largometraje muy prometedor para una cineasta (y también directora de fotografía) cuya evolución será interesante seguir puesto que se abren ante ella varios caminos y estilos.

N.P ha sido producida y será vendida al extranjero por Escautville.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy