email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TRANSILVANIA 2020

Crítica: House of Dolls

por 

- El primer documental de Tudor Platon explora alguna de las verdades más sencillas de la vida familiar

Crítica: House of Dolls

A pesar de ser una película simple y directa, la ópera prima del director rumano Tudor Platon, House of Dolls [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, es una poderosa invitación a reconsiderar nuestra opinión sobre las personas mayores. El documental se centra en un grupo de mujeres de más de 70 años que se marchan al campo durante una semana para reconectar entre ellas y consigo mismas, ofreciendo una lista entrañable de cosas que hacer para mantenerse joven a medida que envejecemos. Después de su estreno mundial en la sección paralela Romanian Days del 19º Festival Internacional de Cine de Transilvania, House of Dolls formará parte de la competición de documentales en el próximo Festival de Cine de Sarajevo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El ambiente informal del documental es evidente desde el primer fotograma, cuando vemos a Tudor Platon, que ya se ha hecho un nombre en la industria cinematográfica rumana como director de fotografía, colocando su cámara en la furgoneta para transportar a las protagonistas a la casa donde disfrutarán de una semana "lejos del mundanal ruido". Pronto se hace evidente su conexión con el grupo, a medida que descubrimos que es el nieto de una de las protagonistas, a la que llama cariñosamente "nana". Las conversaciones entre el director y su abuela se convierten en el núcleo de esta película, que también explora la esencia de la familia.

House of Dolls resulta especialmente novedosa porque proviene de un país donde los ancianos rara vez hacen algo más que pasar largas horas frente al televisor. Cuando vemos a las "muñecas" divirtiéndose con una copa de vino y recordando los altibajos de su amistad a lo largo de cinco décadas, comprendemos lo importante que es para ellas un respiro como este. Al estar siempre ocupados y ser prisioneros de una determinada rutina, todos corremos el riesgo de convertirnos en víctimas del tiempo, que puede hacer que todos los días parezcan iguales, una sensación que se hace más evidente en esta época, mientras luchamos por dejar atrás meses de distanciamiento social. En este contexto, ver House of Dolls provoca una cierta envidia...

Con todo, la fuerza del documental reside en su mezcla de humor y drama, ya que no todo es perfecto en la vida de estas mujeres que disfrutan de su semana de libertad. Las tragedias del pasado, los momentos de abuso y las luchas contra enfermedades mortales aparecen casualmente en las conversaciones, pero el tono de la obra es tan ligero y esperanzador que el documental se convierte lentamente en una especie de mantra: la vida puede ser difícil, pero es obligatorio seguir adelante y divertirse. Cualquiera desearía ser igual de bondadoso y enérgico a los 70 años como las protagonistas de esta película, que tiene tan solo un defecto: ¡con menos de 70 minutos de metraje, es demasiado corta!

House of Dolls no solo es una invitación a luchar contra el efecto devastador del tiempo, sino también contra la brecha generacional. En un mundo donde las cosas se mueven tan rápido, es fácil concentrarse en la gente de nuestra edad e ignorar a los ancianos. En este sentido, el trabajo de Platon es ejemplar, ya que sus interacciones con su abuela y sus amigas muestran cuánto tienen que aprender los jóvenes de las personas mayores y más experimentadas. Demostrando también que el apoyo y el intercambio de experiencias son el núcleo de la idea de familia.

House of Dolls es una producción de las rumanas microFilm y Film Cartel.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy