email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SARAJEVO 2020 Competición

Crítica: Otto the Barbarian

por 

- El primer largometraje de Ruxandra Ghiţescu, una experiencia algo agotadora, se centra en un adolescente enfrentado al trauma

Crítica: Otto the Barbarian

Suicidio, angustia adolescente y brecha generacional son las temáticas principales de Otto the Barbarian [+lee también:
entrevista: Ruxandra Ghiţescu
ficha del filme
]
, la primera película de la directora rumana Ruxandra Ghiţescu, que ahora se proyecta en la sección principal del Festival de Cine de Sarajevo. La película, una experiencia agotadora, explora la forma en que un adolescente puede o no hacer frente a un trauma.

El guión, escrito por Ghiţescu, sigue al personaje principal (Marc Titieni), un adolescente punk de 17 años cuya vida es un desastre debido al suicidio de su novia, Laura. La tragedia le impide sincronizarse con las personas que lo rodean y que piensan que la desaparición de Laura es un hecho traumático, pero no devastador. Los espectadores pueden sentir el abismo que separa a Otto de los demás desde la primera escena, cuando dos trabajadores sociales se presentan en su casa para investigar la muerte de Laura. Hay un contraste tan grande entre sus preguntas indiferentes y las respuestas vagas y reacias de Otto, que el público comprende rápidamente la pesadilla que está viviendo el héroe.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Otto the Barbarian refleja lo difícil que es superar una tragedia. Cuando su mundo parece haber terminado, ¿cómo puede Otto satisfacer las expectativas de quienes lo rodean? Absorto en su tragedia, lo vemos editando viejos vídeos de Laura (una excelente Ioana Bugarin), tratando de resucitarla de alguna manera, de dejarla vivir un segundo más, ya que no está preparado para dejarla ir. Otto no es capaz de contarle a alguien cómo se siente. Laura, cuya ausencia es muy importante en la historia, es un personaje muy convincente, desde su siniestra frase “¿Quieres ver un truco?” hasta el descubrimiento de su complicada personalidad.

A lo largo de varias interacciones, descubrimos al nuevo Otto, que contrasta con el antiguo que aparece en los vídeos de Laura. Es un excelente espacio para que Ghiţescu muestre lo cambiante que puede llegar a ser la personalidad de un adolescente. Vemos a Otto discutiendo con su padre (Adrian Titieni, también padre del actor en la vida real) sobre su futuro, cuidando a su abuelo enfermo, consolando a la madre de Laura (Ioana Flora), o construyendo una relación improbable y extraña con el trabajador social (Iulian Postelnicu) que investiga la muerte de Laura. En medio de todas estas interacciones, la incapacidad de Otto para superar su situación se hace evidente, a la vez que Marc Titieni expresa la rabia, la confusión, la culpa y la rebeldía que siente su personaje.

Sería interesante ver la reacción de los jóvenes cinéfilos rumanos ante esta película, que fue diseñada para satisfacer sus necesidades. Mientras que un padre que vea la película sentirá la necesidad de saber si la salud física y mental de sus hijos es buena, los jóvenes podrán comprobar que algunas de las herramientas de Otto (desde la agresividad al consumo de alcohol y drogas) para hacer frente a su situación pueden no ser las más adecuadas.

Desafortunadamente, Otto the Barbarian se vuelve muy repetitiva. Aunque entendemos que Ghiţescu usa el tiempo para crear una prisión simbólica, una losa de hormigón que atrapa al joven en su dolor, sus actividades anodinas pronto dejan de contarnos algo nuevo sobre el personaje, y una edición más ajustada hubiera funcionado mejor tanto para la película como para el público.  

Otto the Barbarian ha sido producida por Alien Film (Rumanía) y coproducida por Polar Bear (Bélgica). La compañía británica Reason8 gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy