email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SARAJEVO 2020

Crítica: Homecoming - Marina Abramovic and Her Children

por 

- La cinta del serbio Branko Miljković, un documental sobre la vida, carrera y retrospectiva del 2019 en Belgrado de la célebre artista, es un biopic televisivo casi artístico

Crítica: Homecoming - Marina Abramovic and Her Children

La artista serbia Marina Abramovic, una de las principales figuras del arte del performance que contribuyó a popularizar la corriente, es objeto del documental Homecoming - Marina Abramovic and Her Children, dirigido por el cineasta serbio Boris Miljković. La película, que se parece más a una biografía televisada que a un documental, es un panegírico artificial para la gran artista cuyo trabajo siempre ha sido instintivo, introspectivo, político y crítico (todo lo contrario a esta película).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La cinta, estrenada en la sección Summer Screen del Festival de Cine de Sarajevo, será seleccionada por varios festivales para sus programas de arte y cultura, y su futuro en TV está garantizado. Pero los que esperen un análisis profundo del trabajo de la artista o una mirada honesta a su personalidad no lo encontrarán.  

La narración está estructurada para hablar de la exposición retrospectiva de Abramovic, “The Cleaner”, celebrada en Belgrado en 2019. Fue una decisión controvertida, ya que el gobierno serbio —que no se caracteriza precisamente por su apoyo al arte y a la cultura— destinó 1,3 millones de euros a este evento, algo que no gustó a los medios de comunicación ni a la opinión pública del momento.

La voz en off que aparece en la película es de la propia Abramovic, que lee un fragmento de sus memorias de 2016, “Walk Through Walls”, y comienza con su conocido desdén por su país natal de Yugoslavia y su dura e insensible madre. Mucho material de archivo y varias conversaciones con el director mientras los dos están sentados en un coche sirven como telón de fondo a la historia de Abramovic. En paralelo, un grupo de artistas jóvenes de todo el mundo —los “niños” del título— se preparan para representar la performance de la exposición de Belgrado en un entorno idílico en el río Drina.

En el único momento documental de la película, Abramovic visita el antiguo apartamento de sus padres situado en el centro de Belgrado. Cuando la anciana que vive allí abre la puerta, Abramovic entra en una estancia amplia y habla de su infancia, mientras todo a su alrededor se difumina, creando una imagen desconcertante; una especie de pesadilla parecida a Snapchat.  

Pero los que no han leído sus memorias o sus entrevistas descubren aquí que sus padres formaban parte de la burguesía comunista, y mientras ella era víctima de abusos en casa, llevaba una vida protegida en una Yugoslavia que muchas veces ha descrito como un infierno autoritario. Cuando relata cómo, en los años 70, hizo una maleta y se fue en tren a Ámsterdam (no se requiere visa, no hay guardias fronterizos que la detengan), es difícil percibirla como una artista disidente que lucha por su libertad.

Aunque no todos los documentales deben ser críticos con su temática —sobre todo uno coproducido por la compañía de la protagonista— hay controversia por la forma en que se hizo. La cadena pública serbia RTS prestó a la producción un apoyo técnico sustancial, y el director lo aprovecha al máximo, usando estabilizadores de cámara, dollies y drones, ya que la cámara da vueltas en círculos alrededor de cada objeto que enfoca. Esto, sumado al uso excesivo de la cámara lenta y a una música de piano reverberada, hace que la película tenga un formato más bien televisivo (y no en el sentido positivo).

Homecoming - Marina Abramovic and Her Children es una coproducción de la compañía serbia Action Production y la compañía con sede en Nueva York Abramović LLC. Taskovski Films gestiona los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy