email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ATLÀNTIDA FILM FEST 2020

Crítica: Lovecut

por 

- Iliana Estanyol y Johanna Lietha construyen una radiografía veraz y tremenda de cómo los adolescentes viven hoy sus relaciones, condicionadas por internet

Crítica: Lovecut

¿Tiene usted hijos adolescentes? Si la respuesta es afirmativa, no vea esta película… a solas: contémplela con ellos, a ver qué opinan. Lovecut [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, film austríaco dirigido por las debutantes en el largometraje Iliana Estanyol y Johanna Lietha, que forma parte de la programación del décimo Atlàntida Film Fest, desnuda a los jóvenes de hoy, con tanta verdad que llega a incomodar hasta a aquéllos que no tenemos vástagos en la edad de la confusión, la transición y la intensidad emocional (y sexual).

Los protagonistas de Lovecut, cómo no, poseen ordenador, tablet y teléfono móvil. A través de estos artilugios conocen –o eso creen– el mundo, se relacionan e interactúan entre sí. Algunos optan por subir a la red sus actos sexuales de pareja, descubriendo que no son los únicos que se exponen tanto en el ciberespacio y que, además, esto les puede reportar algo de dinero. Otros se conocen a través de la pantalla mientras ocultan aspectos fundamentales de sus personalidades o físicos. Y los demás se llegan a encontrar a través de las aplicaciones de ligar, donde no hay pasado, sólo el presente más rabioso, aparente e instantáneo.

Con una estética cuidada que evita caer en lo escabroso y con un elenco de intérpretes tan jóvenes como eficaces, Lovecut sigue la estela de otros films, como el francés Bang Gang (A Modern Love Story) [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Eva Husson
ficha del filme
]
, o de series como la norteamericana Euphoria, que hablan sin tapujos de cómo son las relaciones afectivas, amistosas y sexuales de los chicos de este siglo XXI hedonista y tecnológico, sin caer en sermones ni discursos maniqueos, simplemente exponiendo aspectos de esas vidas que podemos intuir, pero nunca conocer al 100%.

Por eso los padres en el film –con quienes la comunicación de los muchachos es escasa, nula o, directamente, agresiva– aparecen como personajes en un segundo plano: a veces son víctimas de unos pequeños tiranos que han aprendido su rebeldía en los buscadores de la red. Por todo ello, porque finalmente este film invita al diálogo, no estaría de más que, en vez de escandalizar, establezca un puente entre los adultos y aquéllos que están a punto -o acaban- de serlo.

Lovecut –que obtuvo el premio al mejor guion, escrito por sus directoras, en el Max Ophüls Preis Festival 2020– es una producción de Everything is Film (Austria) con coproducción de Silverio Films (Suiza). Puede verse en la décima edición de Atlàntida Film Fest –a través de la plataforma Filmin– hasta el 27 de agosto.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy