email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

NIGHT VISIONS 2020

Crítica: Mortal

por 

- Precaución, tormenta: André Øvredal lleva amor y truenos de vuelta a Noruega

Crítica: Mortal
Nat Wolff en Mortal

Mortal [+lee también:
tráiler
entrevista: André Øvredal
ficha del filme
]
, que celebra su estreno en un festival internacional, el Night Visions de Finlandia, es un extraño caso de película que casi consigue salvar lo insalvable: gracias a un giro divertido hacia la mitad de la historia, no todo está perdido y en el final casi puedes oír una risita en la proyección de Helsinki (se celebra con todas las precauciones frente al COVID-19). Sin embargo, lo anterior es una película que a veces muestra una torpeza épica, cuyas reconocibles bocanadas de Europudding no ayudan, como el vagabundo Eric (Nat Wolff, canalizando las vibraciones de Pierce Brosnan como Robinson Crusoe mientras hace una audición para un futuro trabajo bien remunerado), que parece atrapado en un bosque noruego de la región de Odda desde hace bastante tiempo, y que esconde misteriosas quemaduras en su cuerpo y un secreto aún más sofocante.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Es un comienzo bastante evocador, pero una vez que Eric se encuentra con los lugareños, empiezan las malas actuaciones y los acentos burdos. Un niño molesto pierde la vida y, acto seguido, todo vale. Alguien finge ser estadounidense, una persecución de coches termina antes de que te des cuenta de que era una persecución, y la película muestra primeros planos de personas enfadadas: entre ellos, una joven psicóloga parecida a Jennifer Lawrence (Iben Akerlie) que acompaña a Eric en su fuga, mientras un grupo de noruegos ineptos y falsos estadounidenses siguen sus movimientos. No es difícil, ya que su aflicción no es discreta.

Con un guión tan malo —en un momento, el personaje de Akerlie dice “Me encantan los ferris”, y la única respuesta aceptable parece ser el “Me encanta la lámpara”, de Brick Tamland—, el tormento de Eric ante la imposibilidad de controlar sus peligrosos poderes, sean los que sean, no nos afecta. La película se parece un poco a Hancock, aunque la tontería supera el tono sombrío y las imágenes elegantes, que sacan el máximo partido a las localizaciones. De hecho, si alguien es capaz de matar personas con sólo tocarlas, darle un abrazo debe ir precedido de un momento de reflexión. Eric lo explica: “Si me tocas, te quemas”. 

Esta película, cuya agotadora música suena como si alguien se arrojara desesperado sobre un piano, tiene muchos, muchos problemas. Aunque parece ser una de las más flojas de Øvredal —el hombre que nos trajo Troll Hunter [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Andre Øvredal
ficha del filme
]
y a quien debemos gratitud eterna— continúa con su interés por trasladar los mitos a la vida cotidiana, pero sólo un milagro garantizaría una secuela. Esperemos que con más ferris.  

Mortal, dirigida por André Øvredal, ha sido producida por Rory Aitken, John Einar Hagen, Brian Kavanaugh-Jones, Ben Pugh para 42, Automatik Entertainment, Eldorado Film y Nordisk Film Production. Nordisk Film gestiona la distribución en Noruega, Signature Entertainment en Reino Unido y Ascot Elite Entertainment Group en Alemania.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy