email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2020 Fuera de competición

Crítica: Lazos

por 

- VENECIA 2020: En la película inaugural de la 77ª edición del Festival de Cine de Venecia, dirigida por Daniele Luchetti, la infelicidad es algo que se comparte con toda la familia

Crítica: Lazos
Alba Rohrwacher y Luigi Lo Cascio en Lazos

Después de seleccionar La verdad [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Hirokazu Kore-eda
ficha del filme
]
, de Hirokazu Kore-eda, como cinta de apertura el año pasado, el Festival de Venecia vuelve a colocar a las familias disfuncionales en primer plano. En Lazos [+lee también:
tráiler
entrevista: Daniele Luchetti
ficha del filme
]
, la nueva película de Daniele Luchetti, presentada fuera de competición (convirtiéndose en el primer título italiano en inaugurar el festival en 11 años), la infelicidad siempre busca compañía, aunque sea la de nuestros seres queridos. Al menos, de esta forma, siempre sabemos dónde ocultan sus secretos más profundos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película comienza en Nápoles en la década de 1980, presentando una historia que se tuerce tan pronto como Aldo (Luigi Lo Cascio) decide contarle a su esposa Vanda (Alba Rohrwacher), con la que tiene dos hijos, que le ha sido infiel. A medida que se intensifica su relación extramarital con una compañera de trabajo más joven, la vida de Vanda comienza a tambalearse, al igual que la de sus hijos. Cuando finalmente ocurre la tragedia, Aldo toma la decisión de alejarse por el bien de su familia, o tal vez por el suyo propio. En cualquier caso, los lazos familiares no funcionan así y, por lo general, el amor es solo el principio.

Basada en la novela de Domenico Starnone, Lazos mantiene ciertos adornos literarios, como la forma en la que se expresan los personajes (con un efecto un tanto desigual), o la forma en la que Aldo, una personalidad radiofónica con cierto renombre, se dirige a sus oyentes todos los días. Sin embargo, es precisamente lo que no se dice lo que acaba pasándoles factura, o más bien a la realidad que ambos creían desear. Sin embargo, todo esto lleva su tiempo, ya que Luchetti muestra casi 30 años de soledad en la película. Años de malas decisiones, comentarios hirientes y, solo para aumentar la confusión, de sonrisas cómplices y el tipo de intimidad que solo se alcanza con el paso del tiempo y que se niega a desaparecer.

El cineasta se divierte con este concepto, mucho más de lo que sugiere la idea de una saga familiar que se desarrolla a lo largo de tres décadas: saltando de un lado a otro (a veces de manera confusa) y alternando puntos de vista. Las actitudes teatrales a veces lastran la película, pero Lazos también logra ser agradablemente oscura y retorcida, especialmente cuando no se esfuerza demasiado ni se deja llevar por el melodrama. La caja secreta de Aldo protagoniza algunos de los muchos misterios de la cinta, como el origen del nombre de una mascota o un método poco convencional para atarse los cordones, entre los menos problemáticos. Sin embargo, a pesar de los errores que cometen todos los personajes, de las mentiras y los actos diarios de sabotaje emocional, nadie se presenta como un auténtico villano (ni siquiera la repartidora que logra estafarle 30€ al viejo pero inocente Aldo con apenas una palabra amable). “Para seguir juntos, es mejor no hablar. Hay que limitarse a lo esencial”, como él mismo dice en cierto momento. Ojalá alguien le escuchase.

Lazos es una producción italiana de Beppe Caschetto para IBC Movie y Rai Cinema, coproducida por Valentina Merli para Misia Film. La distribución en Italia corre a cargo de 01 Distribution, mientras que mk2 films se ocupa de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy