email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2020 Orizzonti

Crítica: Gaza Mon Amour

por 

- VENECIA 2020: A través de las tribulaciones de un viejo pescador, los hermanos Tarzan y Arab Nasser presentan una obra refinada que ofrece una visión irónica de la Franja de Gaza

Crítica: Gaza Mon Amour
Hiam Abbass y Salim Daw en Gaza Mon Amour

“He decidido casarme”, “mi futuro está aquí”. Mientras algunos aspiran a abandonar la Franja de Gaza, sus cortes de electricidad diarios, las pizarras de las tiendas de comestibles, los intensos regateos para ahorrar unos centavos, los recortes salariales y su horizonte destartalado y monótono; el entrañable protagonista de Gaza Mon Amour [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de los hermanos Tarzan y Arab Nasser, el pescador Issa, tiene otros planes. La película se ha estrenado en la 77ª edición de la Mostra de Venecia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

A los 60 años, un discreto soltero (Salim Daw) que no es precisamente un Don Juan y cuya existencia rutinaria se limita a noches solitarias en su barco y a días en una mecedora en su modesta casita, pretende superar la timidez y declarar su amor a la viuda Siham (Hiam Abbass), su vecina en el mercado. ¿Conseguirá su objetivo, a pesar de que un asombroso hallazgo añada algunas complicaciones y de la intervención de la policía de Hamas? Este es el argumento del excelente segundo largometraje del dúo de directores palestinos (descubiertos en la Semana de la Crítica de Cannes de 2015 con Dégradé [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
), una pequeña joya simple (en apariencia) e inteligente.

El estilo de los hermanos Nasser consiste, ante todo, en dar tiempo para que surjan los seres humanos, mientras observan con calma y atención las inflexiones de los rostros, las miradas, las sonrisas, el vagabundeo, la torpeza, los suspiros de alivio al orinar en el mar y al aire libre, las pequeñas disputas entre una madre y su hija (la de Siham, una joven divorciada), entre un hermano y su hermana (la de Issa, que convoca, sin que él se lo pida, en una escena muy divertida, a un grupo de potenciales esposas mientras exalta sus virtudes: “es amable, educado, galante y piadoso”) o las pequeñas discusiones entre amigos sentados en sillas en la calle. Un acercamiento que se sumerge en la fuerza de la herencia del silencio y que evoca (a su manera) el toque de Aki Kaurismäki y de la principal figura del cine palestino, Elia Suleiman.

Pues al igual que estos dos maestros, las pequeñas ironías conmovedoras de la vida (Issa intentando establecer contacto con Siham bajo el pretexto de retocar los pantalones que acaba de comprar, o vacilante como un colegial enamorado ante la puerta de su amada) y los momentos burlescos esconden un retrato afilado y tierno de las dimensiones sociales, económicas y psicológicas de un territorio muy particular. Esa Franja de Gaza donde el descubrimiento por parte de Issa, con su red de pesca, de una estatua de Apolo lo llevará al calabozo, sospechoso de tráfico de antigüedades, por unas autoridades que alternan arbitrariedad y despreocupación…

La búsqueda de la simplicidad sutil es un arte muy sofisticado a largo plazo, pero el humor es una cualidad innata: Tarzan y Arab Nasser demuestran con Gaza Mon Amour que el mundo del cine no dejará de hablar de ellos.

Gaza Mon Amour ha sido producida por Les Films du Tambour (Francia), Riva Filmproduktion (Alemania), Ukbar Filmes (Portugal), Made in Palestine Project y Jordan Pioneers. Versatile gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy