email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2020 Fuera de competición

Crítica: The Duke

por 

- VENECIA 2020: Roger Michell ofrece una cinta para el gran público que se esfuerza demasiado por gustar a todo el mundo

Crítica: The Duke
Jim Broadbent en The Duke

The Duke [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Roger Michell, invitada para alegrar la sección Fuera de Competición del Festival de Cine de Venecia, es fácil y divertida. Bueno, al menos eso parece. La película está basada en la historia real del hombre que llenó los titulares de los periódicos en 1961, después de robar el retrato del Duque de Wellington (Goya) de la National Gallery de Londres. Y el actor Jim Broadbent continúa con su misión de interpretar a las personas más agradables que existen. Esta vez, interpreta a Kempton Bunton, un taxista ocasional que habla demasiado, un aspirante a dramaturgo y un activista apasionado antes de que dicha palabra se hiciera popular. No es que su esposa Dorothy (una gruñona Helen Mirren) esté de acuerdo, cansada de sus interminables cruzadas. Cuando Kempton se mete en un problema mucho más grave que negarse a pagar el canon televisivo —un delito castigado con 13 días de prisión— ella se ve al límite.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

The Duke, corta y repleta de melodías alegres, es otra comedia dramática británica como las que se vienen proyectando en los cines europeos desde hace bastante tiempo: se recrean en su ambientación retro, un reparto solvente y una visión alegre sobre la humanidad y la vida, aunque sea dolorosa. “¿Cómo te comes un elefante? Bocado a bocado”, reza el dicho aquí, muy apropiado para un hombre común dispuesto a luchar por lo que considera correcto. Bocado a bocado.

Sin estropear demasiado la trama, ya que es bastante probable que te encierren durante 13 días, The Duke es, ante todo, una historia de desamparo, de alguien que, a pesar del rechazo constante, incluso en su hogar (“Mi esposa siempre me apoya en privado”, dice inexpresivo), sigue adelante. Se necesita un actor de simpatía natural como Broadbent para hacer algo con este papel, que podría leerse como Unbreakable Kempton Bunton. Eso y ver a Mirren arruinando sus planes, claro.

The Duke, una película que merece la pena ver sólo por las bromas entre sus dos protagonistas, resulta un tanto decepcionante, ya que parece recurrir a fórmulas que funcionaron en el pasado para insertarlas en el presente. Podría decirse que su fórmula funciona, puesto que seguirá generando risas una vez que termine Venecia. Sin embargo, aunque en el futuro alguien recuerde a Bunton y su gag del Dr. No, el resto de la película se volverá difuso.

The Duke, una producción británica, ha sido producida por Nicky Bentham para Neon Films, Pathé UK, Ingenious Media, Screen Yorkshire y Great Bison Productions. Pathé International gestiona los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy