email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2020 Giornate degli Autori

Crítica: Conference

por 

- VENECIA 2020: La nueva cinta del director y guionista ruso Ivan I. Tverdovskiy es original e inquietante, y quizá su trabajo más complejo y polémico hasta la fecha

Crítica: Conference

El escritor y cineasta ruso Ivan I. Tverdovskiy se ha superado a sí mismo con su nueva película, Conference [+lee también:
tráiler
entrevista: Ivan I. Tverdovsky
ficha del filme
]
, que ha tenido su estreno mundial en la sección Giornate degli Autori del Festival de Cine de Venecia. Tras hacerse un nombre en la industria con obras originales e intensas sobre individuos especiales que intentan encajar en la sociedad, como Corrections Class [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ivan I. Tverdovsky
ficha del filme
]
, Zoology [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ivan I. Tverdovsky
ficha del filme
]
o Jumpman [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ivan I. Tverdovsky
ficha del filme
]
, todas ellas proyectadas en Karlovy Vary, su nuevo trabajo es, con diferencia, el más complejo y controvertido hasta la fecha. La película hará que muchos espectadores se cuestionen el punto de vista de Tverdovskiy, así como la ética de la extraordinaria y atormentada protagonista de la película, pero también conseguirá sacudirlos emocionalmente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La heroína en cuestión es Natasha (interpretada por Natalya Pavlenko, cada vez más impresionante con cada nuevo papel), una monja que llega a Moscú el día del 17º aniversario del ataque al Teatro Dubrovka, que dejó al menos 170 rehenes y un número nunca confirmado oficialmente de terroristas chechenos muertos, para organizar una velada de conmemoración. Cargada con dinero y la bendición de su sacerdote, y con el apoyo ciego de su hermana Vera (Natalya Potapova), la mujer alquila el lugar para una velada nocturna antes de ir a visitar a su hija Galya (Kseniya Zueva).

Natasha ha invitado a los supervivientes y a sus familias, y unas cuantas docenas de personas se reúnen en el salón de 800 asientos. Con su hábito negro, la mujer se dirige al auditorio y explica que han traído maniquíes inflables para representar a las víctimas, los terroristas y aquellos que no han podido asistir esa noche. Sin embargo, a medida que los asistentes, esparcidos por los asientos del gran salón, comienzan a inflar los muñecos blancos, negros y azules, Natalya se convierte poco a poco en una presencia dominante. Una guía espiritual, una terapeuta que anima a los supervivientes a contar y revivir la tragedia. Tverdovskiy desarrolla los acontecimientos en el guion de tal manera que, elevando la confianza de la (anti)heroína justo cuando su autoconciencia parece flaquear, al final de la noche los asistentes han vuelto a su papel de rehenes de una forma más que metafórica.

Tverdovskiy se mantiene alejado de las controversias políticas que rodean la tragedia (el Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa y la agencia de inteligencia militar GRU claramente tuvieron un papel decisivo en todo este lío). En cambio, lo que impulsa el interés del espectador es la complejidad del personaje principal. ¿Por qué su hija la odia tanto? ¿Por qué ha estado desaparecida durante tanto tiempo? ¿Qué quiere conseguir? Las respuestas se encuentran parcialmente en el omnipresente tema del miedo, que la película aborda de varias formas, a menudo inesperadas: desde las interacciones de Natalya con su familia (una escena breve con su nieto Egor resulta particularmente desconcertante) hasta las reacciones histéricas de Galya, pasando por una hermosa escena pictórica en una iglesia, en la que un sacerdote ofrece una visión bíblica y crítica de esta emoción como "el pecado más fuerte", y finalmente la noche de la conmemoración, donde los asistentes reviven los momentos más aterradores de sus vidas.

Además de la trama de la película, la intensidad del tema que trata y su sorprendente protagonista, el trabajo del director de fotografía Fedor Glazachev también contribuye a que Conference resulte tan impresionante, a través de un empleo de técnicas increíblemente variadas, que incluyen primeros planos desorientadores, monumentales planos generales en el interior del teatro, ángulos sesgados en primera persona y, a menudo, una iluminación sorprendente conectada con la dimensión religiosa de la película. El diseño de sonido de Rustam Medov y Horret Kuus aporta más que un simple telón de fondo, reflejando el miedo y la intensidad de una situación de “defensa o huida”.

Conference es una coproducción entre la estonia Nafta Films, las rusas Vega Film y Ark Pictures, la italiana Revolver y la británica REASON8 Films, que también se encarga de los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy