email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2020 Fuera de competición

Crítica: Paolo Conte, Via con me

por 

- VENECIA 2020: El documental de Giorgio Verdelli sobre el intérprete y compositor Paolo Conte es un delicioso desvío en la vida de un artista de gran talento

Crítica: Paolo Conte, Via con me
Paolo Conte en Paolo Conte, Via con me

“Paolo Conte es sexy”. En esa palabra mágica, pronunciada por Jane Birkin, se encuentra el secreto de un artista que ha fascinado al público de todo el mundo durante cincuenta años. "...con esa voz seductora, ese encanto formidable... Desprende inteligencia, aunque no entiendas sus letras". La actriz y cantante británica, que formó un dúo con Paolo Conte en un álbum de 2004, es una de las muchas caras que aparecen en Paolo Conte, Via con me [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, el documental dirigido por Giorgio Verdelli que ha tenido su estreno Fuera de Competición en el 77° Festival de Venecia. En septiembre de 2019, el director entrevistó al reservado abogado y compositor de Piamonte (multi-instrumentista, intérprete y uno de los más grandes músicos de la escena internacional) en su estudio de Asti, combinando posteriormente esta conversación con imágenes del archivo personal de Conte, grabaciones de sus giras internacionales, testimonios de otros artistas y la narración de Luca Zingaretti.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El resultado es un delicioso desvío que se adentra en la vida de un músico de gran talento. Se trata de un visionado obligado para los aficionados de Conte, pero que también puede despertar el interés de los menos familiarizados con este caballero italiano, cuyo encanto rivaliza con el de Marcello Mastroianni (el propio Patrice Leconte lo intenta en la película). Pese a sus reticencias, Conte se abre al director, compartiendo historias como la vez que su madre lloró cuando escuchó por primera vez 'Azzurro', una canción que trasciende el tiempo y que conmovió el corazón de todos los que la cantaron a coro en los balcones de Italia durante el confinamiento.

Descubrimos que sus padres eran grandes pianistas y que Paolo fundó una banda con su hermano Giorgio cuando eran niños. Paolo tocaba el trombón, Giorgio la batería. Más tarde, Paolo descubrió el vibráfono mientras estudiaba para convertirse en abogado. Se decantó por el jazz, “una música de fuego y gran ternura”, concretamente el jazz que surgió a finales de los años 50, “el del gran Art Tatum”, como explica el músico Stefano Bollani. Y también se inclinó por historias fascinantes: “Algunas son autobiográficas, el resto es ficción”, aclara Conte sobre sus letras. Sus protagonistas son siempre antihéroes: boxeadores, ciclistas, bailarines, miembros de orquesta, camareros, escritores famosos, administradores en quiebra y hombres con gabardina. Lo antiguo y lo moderno se funden en la libertad sin límites que acompaña a su canto, aparentemente sin pretensiones, y “en su increíble musicalidad, su humor y su corazón atormentado”, en palabras de Isabella Rossellini. “Es una forma de sencillez que resulta muy difícil de alcanzar”.

La musicalidad de Paolo Conte fluye libremente a través de imágenes filmadas en sus conciertos, celebrados en algunos de los lugares más venerados para la música: el Olympia de París, el Teatro San Carlo de Nápoles, la Arena de Verona, el Teatro Real Carré de Ámsterdam, el Teatro de la Ville de París, las Termas de Caracalla en Roma... “Siempre le he dado más importancia a la música”, admite el artista, “pero también podría ser recordado por mis letras. Lo mejor sería ser recordado por ambas cosas, sin olvidar el kazoo”. Se trata de una amalgama que envuelve al espectador con suavidad. Tal y como subraya el músico Vinicio Capossela, Conte nunca llegó a resolver los grandes enigmas de la vida, incluido el “que se encuentra en el corazón de la relación entre un hombre y una mujer”. Hay cierta ironía y languidez en su trabajo, así como un toque de añoranza, que también podemos encontrar en sus canciones más conocidas, como ‘Insieme a te non ci sto più’, un tema popularizado por Caterina Caselli y que Nanni Moretti incluyó en dos de sus películas: Bianca y La habitación del hijo [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
.

Su gran amigo Roberto Benigni, que cantó 'Via con me' en su primera película, Tu mi turbi, describe la música de Conte como 'ars gratia artis' (“el arte por la gracia del arte”), haciendo una enfática advertencia: “No busquéis sentido en sus composiciones, tienen significados en sí mismas, ¡son canciones por el hecho de ser canciones!”.

Paolo Conte, Via con me es una producción de Sudovest Produzioni e Indigo Film en colaboración con RAI Cinema, que llegará a los cines italianos de la mano de Nexo Digital únicamente los días 28, 29 y 30 de septiembre. Nexo también se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy