email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ROSA DE ORO 2020

Crítica: A Dose of Happiness

por 

- El seguro debut en la ficción de Yana Titova es un conmovedor relato admonitorio sobre la adicción

Crítica: A Dose of Happiness
Valentina Karoleva en A Dose of Happiness

El evento cinematográfico más importante de Bulgaria, el Festival de la Rosa de Oro, ofreció dos sorpresas muy agradables este año: dos óperas primas completamente independientes hechas por actores. Una de ellas es Till the Final Caprice, de Ivan Yurukov, y la otra es A Dose of Happiness [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, de Yana Titova, que cautivó al jurado liderado por el dúo de directores búlgaros Kristina Grozeva y Petar Valchanov, y se llevó el premio a Mejor ópera prima. A Dose of Happiness, una película funcional y directa, consigue poner el foco de atención en la adicción a las drogas, un tema poco debatido en público en Europa del Este, a pesar de que el número de adictos crece año tras año.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película, basada en el libro autobiográfico Fall and Salvation, escrito por la periodista Vessela Toteva, explora ocho años de lucha personal contra la adicción a la heroína y a la metadona. Conocemos a Vessela (interpretada por Valentina Karoleva, la hija de Toteva en la vida real) al principio de película; una madre joven que rechaza la reciente pasión de su marido (Aleksandar Aleksiev) por la vida cristiana y se convierte en una habitual de las fiestas. Después de unos cigarrillos de olor raro, Vessela se encontrará en una dolorosa abstinencia, y su única solución será consumir drogas cada vez más fuertes.  

A Dose of Happiness no rompe ningún molde en el cine búlgaro, pero ofrece una honestidad y empatía sorprendentes que pueden desarmar al público. La película parece diseñada para ser una historia de advertencia dirigida a los espectadores más jóvenes, ya que muestra lo fácil que es volverse adicto y lo difícil que es luchar contra la adicción. Se puede prever que esta película se proyectará en institutos y universidades, abrirá un debate sobre la adicción y transmitirá un mensaje muy importante: la salvación es posible.

Titova, que también escribió el guion, rodea a su protagonista de varios personajes: unos son ángeles de la guarda, y otros son demonios tentadores. Entre ellos está Joro (el siempre impresionante Dimitar Nikolov), un joven que forma parte del séquito de drogadictos de Vessela y que muestra a los espectadores lo fácil que es dejarse fascinar por cierto universo, dejando a un lado las normas sociales y rodeándose de su nueva dosis de felicidad.

La película muestra de forma realista los efectos de la adicción en la vida de una persona. El hecho de que Vessela tenga una hija muy pequeña, Valentina, resulta efectivo para poner la adicción en contexto: ¿cómo una persona puede tener una hija tan perfecta y seguir obsesionada con la siguiente dosis? Titova usa algunas escenas desgarradoras: por ejemplo, una en la que Vessela se inyecta heroína en el asiento delantero de un coche, mientras le pide a Valentina, que está en el asiento de atrás, que cierre los ojos. La niña abre los ojos y ve cómo su madre se convierte en un demonio mientras la heroína corre por sus venas.

Titova, con la ayuda del director de fotografía Martin Balkanski, usa algunas técnicas, como el punto de vista, para mostrar a los espectadores cómo ve el mundo un adicto a las drogas, tanto antes como después de usarlas. Personajes horribles son grabados desde ángulos incómodos y con colores vivos, mientras el tiempo se convierte en un elemento importante de la historia, ya que muestra cómo el adicto se desliza poco a poco hacia el abismo, destruyendo relaciones y traicionando a miembros de su familia. Es difícil encontrar una forma más directa y eficiente de disuadir a un adolescente del consumo de drogas.

A Dose of Happiness ha sido producida de forma independiente por la compañía búlgara No Blink Studio y coproducida por sus compatriotas bTV Studios, Brod Film, B2Y y Dream Team Films, y la británica Reason8. La producción fue financiada por varias compañías y contribuyentes privados.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy