email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS Finlandia / Alemania / Suecia

Crítica: Nimby – Not in My Back Yard

por 

- Teemu Nikki firma una revisión de Una jaula de grillos con paletos nazis en su sátira finlandesa (que deja las cosas demasiado claras)

Crítica: Nimby – Not in My Back Yard
(i-d): Jouko Puolanto, Susanna Pukkila, Ona Kamu, Almila Bagriacik, Mari Rantasila y Antti Reini en Nimby – Not in My Back Yard

Después de la sorprendente —pero bienvenida— elección de Euthanizer [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Teemu Nikki
ficha de la película
]
como candidata finlandesa al Óscar en la categoría de Mejor película extranjera, y del caos que fue su primera película, Lovemilla [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, que combinaba alcohólicos convertidos en zombis y pandas gigantes, por nombrar algunos personajes, el director Teemu Nikki se ha establecido como salvador de una especie de rareza finlandesa. Su nuevo trabajo, Nimby – Not in My Back Yard [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
(que acaba de estrenarse en su país), aunque bastante rara, no llega tan lejos, e introduce declaraciones sociopolíticas emitidas con una escopeta en la mano: concedido, pero sigue siendo sorprendente e ingenua.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Una vez más, la lección de que debemos “tolerar a los demás”, aunque familiar, no es nada fácil para estos personajes, atrapados en una casa después de que el concepto de “conocer a los padres” haya salido muy mal. Sobre todo porque, aunque nada conservadores, todos tienen algo que esconder: Mervi (Susanna Pukkila) ha estado viviendo y de fiesta con su novia Kata (Almila Bagriacik), pero todavía no se lo ha dicho a sus padres; quienes, por turnos, han estado manteniendo una relación abierta con sus vecinos, entre ellos un pastor bisexual, desde hace años. Su exnovio se ha pasado al lado nazi, probablemente porque ella lo dejó por teléfono, y cuando la familia de Kata (y su madre, una conocida política musulmana), procedente de Hamburgo, llega sin avisar, este particular trozo del campo finlandés pronto verá más que a un vecino contento disfrutando de una cerveza después de una sauna.

Como suele ocurrir en una situación espontánea de secuestro, las conversaciones dentro se vuelven densas, y como ya no existe la opción de evitar la política y la religión, las discusiones constantes son inevitables, interrumpidas por copas cargadas de erotismo o por la decisión de irse al ático y “permanecer neutral”, como Suiza.

Pero, aunque siempre resulta divertido ver a un aspirante a líder fascista pedir salchichas de soja (Matti Onnismaa, de Euthanizer, encuentra a un ser humano entre todas las esvásticas), y todo se ve perfecto gracias al trabajo de la directora de fotografía Sari Aaltonen, un escenario tan limitado requiere diálogos más interesantes y una interpretación más uniforme, si tenemos en cuenta los problemas familiares expuestos, y no un “negocios por delante, partido nazi por detrás”. Sin embargo, lo bueno es que, a pesar de todos sus prejuicios, expresados en voz muy alta cuando el peligro acecha, y del enfoque “Sí, pero aquí no”, ninguno de los personajes podría considerarse como último bastión de la tradición o de la “normalidad”. Ni la joven pareja, ni sus padres sexualmente atrevidos o políticamente activos ni un aspirante a líder fascista que pide salchichas de soja. Todo están igual de jodidos. ¿Cómo encaja eso en la nueva normalidad?

Nimby – Not in My Back Yard ha sido producida por Jani Pösö para la compañía finlandesa It's Alive Films. Ha sido producida por Amir Hamz, Christian Springer, Jörgen Andersson y Kjell Åhlund para la alemana Bon Voyage Films y la sueca Bon Voyage Films. Scanbox Entertainment Finland gestiona la distribución nacional, mientras la italiana Intramovies gestiona su venta.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy