email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SEVILLA 2020

Crítica: L'Été nucléaire

por 

- Gaël Lépingle ficciona las primeras 24 horas, en modo "survival", de cinco amigos de la infancia atrapados en el interior del perímetro cerrado tras un incidente nuclear

Crítica: L'Été nucléaire
Théo Augier, Constantin Vidal y Shaïn Boumédine en L'Été nucléaire

“Cuando creces al lado de una central, sabes lo que puede pasar, ¿no?” El tema del incidente nuclear ya ha servido de inspiración a la ficción cinematográfica, sobre todo desde la perspectiva de la investigación periodística (El síndrome de China, de James Bridges), de los trabajadores precarios (Grand Central [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Rebecca Zlotowski
ficha del filme
]
, Rebecca Zlotowski) o del después (Hiroshima mon amor, de Alain Resnais; La tierra de la esperanza, de Sion Sono; La terre outragée [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Michale Boganim); pero en L'Été nucléaire, el cineasta Gaël Lépingle se centra, desde la inmediatez, en los jóvenes que viven en los alrededores. La película se ha estrenado en la 17ª edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla, en la sección Extraordinary Stories - Special Screen. Una elección que el director, especialista en documentales y que debutó en la ficción con Seuls les pirates [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(Gran Premio de FID Marsella 2018), explota con inteligencia, en una economía de medios que no excluye gran riqueza de información y suspense de tipo “supervivencia”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Victor (Shaïn Boumédine), que sale a correr por las vastas extensiones desérticas del campo que rodea la central nuclear de Nogent-sur-Seine, termina por quitarse los auriculares que lo aíslan del mundo exterior para escuchar la sirena de alarma que resuena en los alrededores. Todavía no sabe que está viviendo un momento crucial de su joven existencia. Al encontrarse con sus amigos de la infancia, Djamila (Carmen Kassovitz), Louis (Théo Augier), Cédric (Constantin Vidal) y Tiffany (Manon Valentin), cuyo coche se ha averiado, comprende que no conseguirán llegar a pie hasta la multitud de evacuados y de ciudadanos que huyen, y que es más prudente encerrarse en una granja abandonada por sus habitantes. En la televisión, se suceden especialistas y reporteros, y la angustia aumenta a puerta cerrada mientras se desvela progresivamente la gravedad del incidente. Cada uno de los cinco protagonistas reacciona a su manera, tomando decisiones sabias o inconscientes…

Gaël Lépingle, que examina con lupa las primeras 24 horas de una alerta nuclear de nivel 5, describe con una gran precisión, a través de las reacciones empíricas de los personajes (que improvisan protecciones contra la radiación y utilizan su teléfono móvil como contador Geiger), la realidad de tal acontecimiento a nivel humano, representando de forma implícita la vida de los jóvenes de las zonas rurales. De la negación a la aceptación, del individualismo a la solidaridad y el egoísmo, del miedo a la espera a la acción limitada; la película ofrece, con un minimalismo eficaz, un enfoque a la vez documental, fantástico y muy completo de una situación fuera de lo común, a la sombra del amenazante humo blanco de dos chimeneas de la central.

L'Été nucléaire ha sido producida por bathysphere. Le Pacte gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy