email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SEVILLA 2020

Crítica: Vaurien

por 

- Pierre Deladonchamps brilla en la piel de un vagabundo seductor y peligroso, el problemático protagonista del primer largo de Peter Dourountzis, un thriller social sobre el papel del individuo

Crítica: Vaurien
Pierre Deladonchamps en Vaurien

Es un hombre de identidad desconocida y sin domicilio, un vagabundo con un abrigo que sale de prisión y que no duda, de manera más o menos intrusiva, sin complejo y con un encanto ambivalente, en colarse por los resquicios de las conversaciones y de las vidas ajenas para pedir un pequeño favor, un cigarrillo, una llamada telefónica o un techo para pasar la noche. Pero una mala sensación rodea su silueta, un lado oscuro listo para salir… Así es el peligroso protagonista, inspirado en la trayectoria criminal de Guy Georges (violador y asesino en serie francés condenado en 2001), que el cineasta francés Peter Dourountzis retrata en su primer largometraje, Vaurien. La película recibió la etiqueta Selección Oficial en Cannes y ahora se presenta en la 17ª edición del Festival de Sevilla (en la sección Las Nuevas Olas), después de haber visitado varios festivales (Angulema, Hamburgo, Busan, Namur, Lyon, Salónica).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Centrarse en dicho personaje (como hizo El Caso SK1 [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, desde la perspectiva de una investigación policial) sin caer en la complacencia era una apuesta muy arriesgada, pero Peter Dourountzis tiene varios recursos para mantener su película al filo de la navaja. El cineasta se apoya en su experiencia como trabajador en SAMU Social para empezar Vaurien como si fuese un thriller, con una dimensión social muy realista, sumergiéndose en el cuarto mundo de la aglomeración parisina, en los márgenes de nuestra sociedad, entre los vagabundos que duermen en las estaciones de tren o de autobús, los trabajadores ultra precarizados, las personas que duermen en la calle o escondidas en las lavanderías, los okupas y los activistas que se apropian de las necesidades básicas. Además, el director tiene el pudor de mantener la violencia fuera de cámara. Se centra en sacar el máximo partido a un actor de primer orden, Pierre Deladonchamps, que compone de forma magistral un personaje ambiguo, que coquetea con la línea que separa la empatía del recelo, la atracción y el rechazo.

Vaurien, que sigue paso a paso la inquietante trayectoria de Djé en la ciudad y sus encuentros casuales, sobre todo con Maya (Ophélie Bau), no busca dar explicaciones psicológicas sobre la frontera difusa entre la humanidad del personaje y sus impulsos criminales, ya que a veces puede amar y otras agredir. Detrás de las sonrisas y de la cortina opaca del personaje principal, el director ofrece un retrato de la extrema pobreza urbana contemporánea (“son tiempos duros”), dejado al espectador la libertad de sacar sus propias conclusiones. Y sin olvidar un mensaje esencial: “Señoras, eviten volver a casa solas por la noche. Háganlo acompañadas o en un taxi. No se aíslen. Eviten los callejones oscuros. Si alguien las sigue, entren en un comercio o en un bar”.

Vaurien, producida por Sébastien Haguenauer para 10:15 Productions y coproducida por Tripode Productions, será distribuida en Francia por Rezo el 13 de enero de 2021. Kinology gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy