email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2020 Competición óperas primas

Crítica: Should The Wind Drop

por 

- El primer largo de Nora Martirosyan, con etiqueta de Cannes, ilumina un territorio en búsqueda de su existencia, identidad y fronteras en una ficción marcada por la actualidad y la guerra

Crítica: Should The Wind Drop
Grégoire Colin en Should The Wind Drop

“Es lo que se llama vivir sobre un volcán. Nunca se sabe cuándo se va a despertar”. Should The Wind Drop [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, ambientada en el Alto Karabaj, recibió las etiquetas del Festival de Cannes 2020 (Selección Oficial y ACID), la mención especial en Namur, el premio especial Meet The Neighbors en Salónica y ahora se presenta en la 24ª edición del Festival Tallin Black Nights (en la sección dedicada a las óperas primas). Su directora, Nora Martirosyan (que vive en Francia), no ignoraba la posibilidad de que resurgiera el conflicto que tuvo lugar entre 1991 y 1994 (con más de 30.000 muertos) en esta pequeña región transcaucásica que reclamó su independencia durante la disolución de la URSS; un acontecimiento que provocó una guerra donde se vieron implicados sus vecinos, Armenia y Azerbaiyán. Desafortunadamente, este otoño, las hostilidades han resurgido durante seis semanas y han provocado enfrentamientos con varios muertos, antes de que un acuerdo de alto el fuego (negociado con el apoyo de Rusia) ratificase el 9 de noviembre una redistribución geográfica de las zonas controladas por los separatistas armenios y el ejército de Azerbaiyán.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Este nudo geopolítico (los otros dos protagonistas son Turquía e Irán) de consecuencias humanas trágicas y profundas, que ahora aparece en primera plana después de más de dos décadas en el ámbito confidencial de los especialistas en relaciones internacionales, es abordado por la cineasta desde una perspectiva modesta y original: la llegada al Alto Karabaj de Alain (Grégoire Colin), un francés encargado de hacer una auditoría al flamante aeropuerto nuevo y desierto, construido en las inmediaciones de la capital, Stepanakert. Su misión: autorizar o no una apertura que marcará un importante avance en el proceso de reconocimiento oficial de la pequeña república autoproclamada y en su integración territorial.  

Alain, que llega después de un viaje de ocho horas por carretera desde Ereván, a través del Corredor de Lachín, que divide las montañas, ignora por completo los acontecimientos ligados a ese territorio perdido en medio de la nada. Entre los análisis técnicos (se cortó una colina de 25 metros para permitir la llegada de los aviones; la distancia exacta de la frontera establecida por la línea de alto el fuego genera controversia y opaca la evaluación de las maniobras de aterrizaje en función de la fuerza del viento, etc.), las presiones oficiales y mediáticas, y el descubrimiento de la realidad y las creencias del país, sobre todo a través de su encuentro con Edgar (Hayk Bakhryan), un niño que se dedica al curioso negocio de vender agua “milagrosa” junto al aeropuerto, Alain, el occidental sensato e incorruptible, pondrá a prueba sus propios límites y se pondrá en peligro…

“Es un país pequeño, redondo como la tierra. Avanzas y le das la vuelta”. El guión escrito por Emmanuelle Pagano, Olivier Torres y Guillaume André, que desvela con paciencia y astucia las diferentes facetas de un microcosmos (el individuo, el aeropuerto, el territorio), consigue transmitir la magnitud del problema (su dimensión geopolítica internacional; el tema de la identidad y de las fronteras) a la vez que encuentra el equilibrio entre el análisis documental (en paisajes muy sugerentes) y los giros dramatúrgicos (incendio; incursión nocturna en el bosque en primera línea), que mantienen la tensión en una película cuyos acontecimientos recientes funcionan como un proyector que ilumina el presente y constituye un objeto de archivo histórico.  

Should The Wind Drop ha sido producida por la compañía francesa Sister Productions junto con la armenia Aneva Production y la belga Kwassa Films. La película será distribuida en Francia por Arizona el 21 de enero de 2021. Indie Sales gestiona las ventas internacionales.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy