email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SERIES / CRÍTICAS España / Francia

Crítica serie: Hierro

por 

- Candela Peña vuelve a reinar con poderío sobre la segunda temporada de esta serie ambientada en la isla canaria que le da título, encarnando a una juez de férreos principios

Crítica serie: Hierro
Candela Peña en Hierro

La catalana Candela Peña es la jueza Candela en la segunda temporada de Hierro [+lee también:
entrevista: Jorge Coira
entrevista: Olivier Wotling
ficha de la serie
]
, como lo fue hace dos años en la primera, que consiguió los premios Feroz a la mejor serie dramática y a la mejor actriz. Ambientada en la pequeña isla del archipiélago canario que le da nombre, esta segunda entrega sobre los obstáculos y las dificultades con que se encuentra esta mujer para hacer justicia en un lugar tan cerrado logra lo que pretende: mantener el interés y entretener. Sus dos grandes bazas para lograrlo: la belleza del escenario natural y la presencia de una intérprete capaz de hacer posible lo imposible (basta recordar cómo logra otorgar credibilidad a una idea tan peculiar como la que sostiene La boda de Rosa [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
, con nominación al Goya incluida).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Secundada otra vez por el intérprete argentino Darío Grandinetti (en un personaje que pierde fuelle en estos nuevos seis episodios), el sueco-español Matías Varela (todo un descubrimiento: habrá que seguir sus pasos), Aina Clotet, Ciro Miró y un sorprendente Enrique Alcides, al que cuesta reconocer al crear un personaje turbio y magnético, la jueza doblemente llamada Candela se enfrentará a un nuevo caso complicado y con el misterio suficiente para que enganche, por gentileza de Pepe Coira, creador de este thriller seriado y de su predecesor.

Aquí y ahora además se pondrá sobre la mesa una cuestión tan peliaguda como la custodia de los menores, algo por lo que muchas parejas rotas luchan denodadamente. Y es ahí donde esta mujer subida siempre a unos tacones y con un hijo enfermo crónico tendrá que saber separar lo personal de lo profesional, la objetividad de lo emocional. Porque esas mismas dudas que asaltan a la protagonista harán cuestionarse al espectador también algunos de sus valores y apreciaciones.

Ese es el mayor gancho argumental de una trama que se rellena –no siempre con la misma eficacia- con corrupciones y chanchullos (la especulación turística/urbanística sigue siendo uno de los males que acechan a este país llamado España), y con momentos de tensión logrados gracias a una eficaz –que no especialmente original– puesta en escena.

Al final, tras seis horas de metraje que –como en casi todas las series actuales– podrían haberse reducido tranquilamente a la mitad sin menoscabo a su credibilidad, ni mucho menos a su ritmo, aliñadas con escenas judiciales (interrogatorios, declaraciones, detenciones, inspecciones…), sobradas panorámicas isleñas (¿están de oferta los drones?) y alguna postal folklórica (esta isla logró el premio a la mejor localización europea de 2019 – leer más), sobresale el gran tema de esta segunda temporada de Hierro, como lo era de su primera: lo complejo, arriesgado y difícil que resulta impartir justicia, con o sin tacones.

La segunda temporada de Hierro es una serie de seis episodios (de 50 minutos cada uno) original Movistar+, dirigida por Jorge Coira (leer entrevista), que la estrena el 19 de febrero. Está coproducida con Portocabo, ARTE France y Atlantique Productions.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy