email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SEVILLA 2021

Crítica: ¿Qué hicimos mal?

por 

- Liliana Torres sigue partiendo de la autoficción para explorar su universo íntimo sentimental; sin embargo, la forma no consigue llegar al fondo del relato que pretende crear

Crítica: ¿Qué hicimos mal?
Liliana Torres y Xúlio Abonjo en ¿Qué hicimos mal?

¿Por qué perdemos a las personas que amamos? ¿Cuándo se empezó a romper aquello que tuvimos? ¿Cómo hemos llegado hasta ese punto? ¿Cómo sucedió? ¿Qué era aquello que nos unía? ¿Era tan fuerte como entonces creíamos? ¿Existió realmente ese vínculo que llamamos amor? Y, en definitiva, ¿qué hicimos mal? Estas son algunas de las cuestiones que se pregunta Liliana Torres (Barcelona, 1980) en su segundo largometraje, ¿Qué hicimos mal? [+lee también:
entrevista: Liliana Torres
ficha de la película
]
, que compite ahora en la sección oficial del Festival de Cine Europeo de Sevilla.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En la senda de su ópera prima, Family Tour [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
(2013), el punto de partida de la nueva película de la cineasta catalana es la autoficción: el propósito de crear un relato de la propia vida, en este caso, de sus vicisitudes sentimentales pasadas y presentes. En esta ocasión, Torres parte de algunas decisiones más acertadas que en la anterior. Moviéndose entre los campos de la ficción y el documental, esta vez se interpreta a sí misma para construir esa narración de su vida sentimental. La protagonista viaja a los lugares donde se encuentran sus ex novios para grabar entrevistas con ellos para una película. Al tiempo, la relación con su pareja actual se desmorona.

La cineasta se pregunta enfrente y fuera de cámara por el significado de esas relaciones, por aquello que pensaba o esperaba de ellas y lo que realmente fueron, lo que podrían haber sido y no han sido, también por el significado de estas en el presente. La mezcla entre los elementos reales y ficticios podría servir a la intención de la cineasta: revelar con profundidad la propia intimidad, es decir, con sus espacios de verdad y de sombra, y, de ese modo, alcanzar la gran virtud de las autoficciones interesantes, la capacidad de trascender lo puramente subjetivo. En ciertos momentos lo consigue. A través de la mirada y los silencios de la protagonista, de lo que no se dice más que de lo que se dice, hay secuencias de su historia presente que logran reflejar los conflictos que suele haber en toda relación afectiva.

Sin embargo, con las buenas intenciones y las propias vivencias no basta. Hay que ir más allá. Las posibilidades de la personal apuesta narrativa y formal de Torres quedan vacías al no llegar al fondo de lo que se propone explorar y narrar, tampoco a la verdad que pretende transmitir. Al asistir a los encuentros entre aquellos que supuestamente se amaron una vez, además de la protagonista, una termina preguntándose qué es lo que hubo entre ellos, si acaso hubo algo. Las entrevistas parecen limitarse a cumplir simplemente una función formal en la película, no hay sentimiento en los personajes. La forma no consigue transmitir el mundo emocional, la ambigüedad, la complejidad que posiblemente hubo y hay en esa realidad de la que parte; las dudas, los miedos, los secretos, las distancias, las contrariedades de esas historias sentimentales.

Quizá el problema de partida reside en que a pesar de la elección de esos elementos narrativos (las entrevistas con las exparejas) no hay una verdadera voluntad de escuchar al otro, de explorar y reconstruir esa intimidad a través de la propia palabra y la ajena. En suma, lo que podría haber sido un lúcido ejercicio de reconstrucción de la educación sentimental, una narración sobre las realidades y las ficciones que hay en nuestras historias de amor, termina convirtiéndose en un dispositivo plano y superficial.

¿Qué hicimos mal? es una producción entre España y México, de las compañías productoras Matriuska Producciones, Avalon PC, Miss Wasabi Films y D-Raíz Producciones.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy