email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BLACK NIGHTS 2021 Competición

Crítica: Un lugar llamado Dignidad

por 

- Matías Rojas Valencia llega directamente al infierno en su película a competición en Tallin inspirada en una horripilante historia verdadera que uno esperaría que fuese inventada

Crítica: Un lugar llamado Dignidad
Hanns Zischler y Salvador Insunza en Un lugar llamado Dignidad

“Colonia Dignidad”, en Chile, fundada por el exsoldado nazi Paul Schäfer, ha alcanzado cierto nivel de infamia a lo largo de los años, y por una muy buena razón. Definido como un culto, donde el abuso y la manipulación están a la orden del día —Schäfer, que falleció en 2010, era un conocido pedófilo—, también sirvió como centro de detención clandestino donde los opositores al régimen de Pinochet fueron torturados y asesinados.  

En resumen, hay mucho dolor, sufrimiento y terror, y Matías Rojas Valencia actúa con inteligencia al no intentar abarcar todos los temas en Un lugar llamado Dignidad, una película que compite en el festival Black Nights de Tallín. Insinúa más de lo que muestra, aunque lo que se ve es bastante desagradable. O simplemente extraño, ya que Schäfer aterroriza a su rebaño de cualquier forma posible, y llega a matar a Papá Noel para enseñarles una lección.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Hay una cierta naturaleza onírica en esta coproducción entre Chile, Argentina y Alemania: apropiada, quizás, debido a lo manipulados o traumatizados que fueron sus habitantes. Tomando a un niño como protagonista, Rojas Valencia mantiene muchas cosas ocultas: Pablo (Salvador Insunza) es un chico inteligente, pero le dicen que debe escuchar a los adultos y confiar en ellos, sobre todo en el “Tío Paul” (Hanns Zischler), incluso cuando le sugieren pasar la noche. Él también está solo, al igual que todos los demás, ya que el tirano parece preferirlo así. Él también lo prefiere, ya que nadie sabe nada del mundo exterior, más allá de las puertas de la colonia, incluso su propia sexualidad, algo que conduce a la escena más absurda de la película, donde dos personas desesperadas intentan averiguar cómo hacer un bebé, y fracasan en el intento. Pero también lleva a la violencia sexual.  

Hay un aspecto raro y performativo en el enfoque de Schäfer hacia su reino, ya que permanece grabando a las personas, soñando con crear su propia “Pequeña Alemania” desde el principio. “Dios lo ve todo”, dice un personaje y, como era de esperar, siempre hay alguien mirando. Zischler encuentra un aspecto de villano de James Bond en el personaje, y luego ofrece una versión clasificada para adultos, pero el descenso ocasional de la película hacia la extrañeza es bienvenido. No debe ser la versión definitiva de los acontecimientos, ya que Rojas Valencia parece más interesado en la atmósfera opresiva de Colonia Dignidad que en hacer una lista de las cosas que ocurrieron allí, pero su extrañeza es difícil de eliminar. Parece que el lugar, rebautizado como Villa Baviera, está abierto a los turistas, y se anuncia en Tripadvisor como “una atmósfera acogedora para disfrutar y descansar en medio de un entorno natural sorprendente y una atención de primer nivel”. Sin ofender a sus propietarios, algunos lugares deberían ser demolidos.

Un lugar llamado Dignidad ha sido producida por Quijote Films. New Europe Film Sales gestiona las ventas internacionales.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy