email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IFFR 2022 Competición Big Screen

Crítica: Mi vacío y yo

por 

- Adrián Silvestre regresa a la ficción llevando a la pantalla la peripecia de Raphäelle Perez, una chica trans francesa que pasó años buscando su identidad y una vida completa… como todos

Crítica: Mi vacío y yo

¿Se puede ser una misma, con absoluta libertad, sin presiones sociales? Esto plantea Mi vacío y yo [+lee también:
tráiler
entrevista: Adrián Silvestre
ficha de la película
]
, largometraje seleccionado en la Competición Big Screen del IFFR 2022 y firma Adrián Silvestre tras Los objetos amorosos [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
y Sedimentos [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Adrián Silvestre
ficha de la película
]
. Como en este último documental, de nuevo el cineasta valenciano se ha introducido en la comunidad trans de Barcelona, ahora desde la ficción y con una protagonista única: Raphäelle Perez, una chica francesa que expone en el film parte de sus vivencias, sobre todo las relacionadas con la búsqueda de su identidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Porque… ¿qué es ser mujer, trans u hombre? Cada persona tiene una opinión al respecto. Y ¿hasta qué punto alguien tiene que adaptarse –llegando incluso a modificar su físico, con el riesgo sanitario, irreversible y psicológico que conlleva– a los patrones sociales para ser aceptado? Raphi nada en un mar de dudas desde los primeros momentos de Mi vacío y yo. Trabaja, se cita con chicos y tiene amigas que la apoyan, pero el entorno la obliga continuamente a definirse, encasillarse, entrar en un modelo aceptado. Y eso no es fácil de decidir, sobre todo sin el peso de lo que los demás esperan de una.

Silvestre, que ha escrito el guion de este largometraje junto a la protagonista y Carlos Marqués-Marcet (cineasta experto en retratar las relaciones íntimas y sentimentales, como demuestran 10.000 km [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Carlos Marques-Marcet
ficha de la película
]
, Tierra firme [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Carlos Marques-Marcet
ficha de la película
]
o Los días que vendrán [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Carlos Marques-Marcet
ficha de la película
]
, presentada en este mismo festival en 2019), permite al espectador acompañar a Raphi a sus consultas de psicología, sus reuniones con el grupo trans I-Vaginarium (algunas de cuyas integrantes intervinieron en Sedimentos) y en sus citas con diferentes hombres. En sus encuentros sexuales, la protagonista debe asumir roles igualmente exigidos y no siempre decididos libremente.

El mundo de las aplicaciones digitales de contactos, donde cada perfil ofrece una representación personal expuesta en un escaparate virtual, es un elemento crucial del argumento de esta película que cuestiona las categorías, estereotipos y etiquetas que pueden obstaculizar el camino hacia el desarrollo vital pleno. Quizás sería más justo (y, también, un tanto utópico) educar la mirada ajena, hacerla permisiva y tolerante, para que acepte sin clichés la diferencia. Pues, como exclama Raphi en un momento de esta película, cuando no se ve encajando en ninguna categoría social preestablecida: “¡No soy un extraterrestre!”. Efectivamente, es ella misma, con sus deseos, sueños y carencias: da igual el vestido que lleve puesto ese día o el color de su cabello, porque debajo de su apariencia está alguien único, con su personalísima manera de ser, sentir y vivir… guste a los demás, o no tanto.

Mi vacío y yo es una producción de Testamento ProduccionesPromarfi FuturoAlba Sotorra Produccions. Obtuvo en Málaga el premio Work in Progress (WIP) y en Abycine Lanza el Filmin Distribución.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy